.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

Lenguaje inclusivo

 




El lenguaje inclusivo hace referencia a la neutralidad en la utilización del vocabulario.

Yo debo ser muy clásica o muy antigua, pero siempre he distinguido entre género y sexo y he pensado, y sostengo, que la igualdad es algo más complejo que decir “miembros, miembras y miembres”.

Y me baso, entre otras muchas cosas, en que el género en el vocabulario hace referencia a la categoría gramatical de un vocablo determinado, pero nunca a su sexo; los vocablos no tienen sexo. Un lapicero tiene como género el masculino, ¿pero qué sexo tiene?

Por cierto, todas las palabras terminadas en “a” no son siempre femeninas y terminan en “a”: planeta, aula… (lo digo por aquello que alegan de la supremacía en el lenguaje). Pero es que está todo inventado, es el artículo que lo precede quien designa el género: el gerente o la gerente, el periodista o la periodista; esto en caso de no poder decir: jueza, presidenta... Pero decir periodiste, amig@s … ya les vale.

Con franqueza, a mí estas discusiones me parecen de muy poca seriedad y un tanto ridículas, traídas de la mano de una moda, de un falso progresismo, y lo grave es que mientras estamos pensando en esto, dejamos de lado lo que realmente importa: conseguir la igualdad entre los distintos sexos.

Si se quiere cambiar la sociedad y hacerla justa e igual para hombres y mujeres, hay que cambiar no el lenguaje, hay que concienciar acerca de que todos somos personas más allá del sexo, llevarlo a las leyes y hacerlo cumplir. Mientras tanto, nos perdemos en circunloquios y no avanzamos. Me da lo mismo que llamen a alguien fiscal o fiscala o fiscale, lo que exijo es que si hay dos personas desarrollando esa misma carrera, ascienda quien de ellos esté más capacitado, sea hombre o mujer.  Y eso no se consigue llamando fiscala a nadie.

Quede bien entendido que respeto todas las opiniones, aquí he expuesto, únicamente, lo que yo pienso sobre este tema.

Termino con un fragmento de Ricardo Ancira, que publica un ejemplo de lo que sería la aplicación del lenguaje inclusivo:

 

“Les nueve regles. Gramática militante”

“Le titule de  estx comumne es une muestre de le transformacién que sufriría le españole si le poblacién adoptara le lenguaje incluyente, tante en le hable cotidiane comx en le diccionarie de la Real Academie de le Lengüe”

 

 


Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.

Imagen bajada de la Red libre de copyright.

 

31 comentarios:

  1. A mí me parece una gran tontería. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Impecable punto de vista y texto.

    Abrazo, Manuela.

    ResponderEliminar
  3. Te aplaudo porque no puedo estar mas de acuerdo contigo. Menos centrarse en estas cosas triviales y más en hacer leyes equitativas e igualitarias para todos los seres humanos independientemente del sexo.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No puedo estar mas de acuerdo, el español es un idioma completo que no deja dudas, (bueno ahora al no ser lengua vehicular pierde un poco de importancia)
    Leí que ningún periodista o comentarista, ni siquiera la ministra dice contagiados y contagiadas, debe ser que cuando se habla de algo serio no dicen estupideces. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. ese texto parece que está escrito en bable, dicho sea de buen rollo con todas mis amigas asturianas. ;)
    a ver, yo por ejemplo, en un momento dado y en un contexto informal, puedo decir mis alumnos/as para recalcar que hay niñas entre ellas. pero ya las cosas raras como 'vosotres', crean más problemas de los que resuelven. y que conste que no soy conservador precisamente...
    abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Es que a veces somos más papistas que el Papa.

    En mi caso cuando me preguntan por mi hija mayor lo soluciono diciendo simplemente maestra o psicopedagoga,porque si no tendría que decir Músico, aunque para mí es música pero solo por qué soy su padre. Aunque bien podría decir pianista que aunque termina en 'A' lo mismo sirve para un roto que un descosido, y siempre estaría diciendo la verdad.

    Salud

    ResponderEliminar
  7. No te quito razón en tu opinión sobre el lenguaje, el de siempre, superable en la medida adecuada. El actual, de quien toma conciencia de ello. Y el "ridículo".

    De este último se enorgullece la mona que se viste de seda... mona se queda. Ni comentario. No creo que le quede mucho recorrido en sus labores ministeriales.

    Por "llevarlo a las leyes" quiero entender fomentarlo en la enseñanza y en la cultura general del país. Es una labor de tiempo, de metas a largo plazo... Y no será escogiendo el "programa cultural" de los tres integrantes de Colón, que se consiga.

    Abrazos Manuela.

    ResponderEliminar
  8. Yo también pienso que no hay que pegar patadas a la gramática. Y menos, por puro oportunismo político. Una cosa es el género y otra el sexo. Hay mucha tontería. Y lo malo de ello es que la gente se fija más en las barbaridades que se dicen al hablar, como por ejemplo lo de "miembras" y "portavozas", y no en lo que realmente importa: discriminación, violencia contra la mujer, etc.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. A veces se hace pesado de soportar, estos lenguajes, " ¿lenguejes?".

    ¿" pesade"?


    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Y aun así, desde tiempo inmemorial se ha dicho en público "señoras y señores"..., je,je.
    Yo opino igual que tú, pero reconozco que suelo caer en la tentación de usar ese llamado lenguaje inclusivo por si las moscas. Seguramente practico aquello de que más vale que sobre que que falte. Donde más dudas me asaltan es a la hora de decir médica, en cuyo caso opto por el término menos problemático de doctora, ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Manuela. Totalmente de acuerdo. Nos perdemos en discusiones banales, que nos hacen perder el verdadero motivo de la igualdad de sexos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Opino que nuestra lengua es muy rica, y más rica que puede hacerse, pero no comprendo esta manía de ambigüedad. Opino que siempre ha habido géneros y ello ha enriquecido el lenguaje. Uf, Manuela, no sé, como sigamos así ya mismo hablamos en clave. Besos cariño :D

    ResponderEliminar
  13. Estoy totalmente de acuerdo. De hecho, es muy fácil de entender y de un sentido común aplastante. Supongo que no se lleva a cabo por lo de siempre: intereses partidistas de los que no tenemos ni idea. ¿Qué, si no?

    ResponderEliminar
  14. Estoy completamente de acuerdo contigo. La verdadera transformación es interior. Darle valor a las palabras llega al absurdo, como bien se ve en el ejemplo.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo contigo, es la típica estupidez de los políticos que solo saben dividir y crear cizaña. Con lo fácil que es a igual mérito igual retribución y responsabilidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Totalmente de acuerdo contigo, no se puede expresar mejor.

    ResponderEliminar
  17. a mi siempre me ha parecido que es una forma de aparentar que haces algo sin hacerlo... son temas muy complejos y nadie quiere afrontarlos, así que nos quedamos en eso, en las apariencias y de paso nos cargamos el lenguaje.

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola, Manuela! Coincido punto por punto con tu opinión. Pienso que esto es más cosa de políticos y redes sociales que del mundo real. Nadie en la calle habla así ni, por supuesto, ninguna obra literaria que se precie utiliza esto en su narración. Precisamente, acabo de ver un tuit en el que se dice "artirtes", ¿acaso existe la palabra "artistos"?
    Sinceramente, creo que cualquiera con una mínima comprensión lectora sabe distinguir perfectamente cuándo usamos el neutro y cuándo el masculino o femenino. Pero ya sabemos cómo funciona la comunicación moderna.
    Pero es que además, quien habla inclusivamente no es capaz de mantenerlo en el conjunto de su disertación. La de veces que escucho tras el "todos y todas" me fijo en si esa persona es capaz de seguir esa regla autoimpuesta en el resto del discurso. Evidentemente, no.
    Luego está esa especie de censura lingüística que es la llamada "lectura sensible", que suele ir en la misma línea.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Quedan muchos derechos a conseguir por parte de las mujeres, como para entretenerse en estas nimiedades.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Si, estoy muy de acuerdo con lo que escribes en tu entrada, solo que yo soy mas radical que tu, pero por respeto a ti, no voy a escribir todo lo que pienso de esa moda ridícula y que una parte de la clase política se regodee con ella...
    Salud y besos

    ResponderEliminar
  21. Me siento representada en mi opinión en tu texto. Un texto claro, pertinente necesario y sin ambiguedades absurdas.
    Y no voy a añadir nada más porque no es necesario. Solo que no me gusta en absoluto el texto resultante de la gramatica militante. Perdónenme los que estén en desacuerdo pero no "les o las o lus" parece que ya basta de tanta tontería para ocultar, al fin y al cabo, lo que realmente importa.

    Salud.

    Anna Babra

    ResponderEliminar
  22. ¿Que se puede comentar al respecto? Bueno, que estoy de acuerdo, y que se ha superado el límite de lo razonable. Desgraciadamente, la gran mayoría de las defensoras del lenguaje "inclusivo" muestra un escaso conocimiento de su lengua y una agresividad que impide cualquier diálogo.

    ResponderEliminar
  23. No sé qué añadir a lo comentado. Creo que el lenguaje se construye con el uso, lo demás son polémicas banales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Una entrada muy buena, y no lo digo por decir. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Me parece un disparate y un atentado contra un idioma que ha ido evolucionando con los siglos hacia el bien hablar hasta que llegamos a encontrarnos con unos políticos que lo único que desean es quedar bien con los votantes para que les mantengan en el congreso cobrando un dinero que se les paga para el bienestar de los ciudadanos. me parece mucho mas importante que todos tengamos luz que poder distinguir entre los, las, les ¡Ay! Si Cervantes levantara la cabeza ¿Qué quijote escribiría?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  25. Me parece ridículo el empeño en duplicar, incluso en el BOE, pronto puede que sea triplicar, los términos para dar a lo que se quiere decir apariencia de igualdad en el rango, cuando la igualdad está en otras cosas. Cosas de las que muchas veces se olvidan.
    No conocía este espacio suyo. Me ha gustado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. El lenguaje inclusivo no es dejar entrar, es dar la bienvenida. Saludos desde Colombia.

    ResponderEliminar
  27. a mi siempre me ha parecido que es una forma de aparentar que haces algo sin hacerlo... son temas muy complejos y nadie quiere afrontarlos, así que nos quedamos en eso, en las apariencias y de paso nos cargamos el lenguaje y nos permite dar una bienvenida

    ResponderEliminar
  28. Acuerdo punto por punto. Me parece una entrada impecable y clara, criteriosa, ya que ultimamente lo que está faltando es el sentido comun, se ha perdido el rumbo y se utilizan todas estas "estrategias" 8por decirlo de alguna manera) para distraer a la poblacion de las cosas verdaderamente importantes sobre las que definitivamente si hay que actuar y discutir. Un saludo y me quedo por aqui, me gusta mucho tu espacio.

    ResponderEliminar
  29. Una exposición clara y certera por tu parte y a la que me sumo.
    No le auguro mucho recorrido al "inclusivo"...considero que hay temas de más calado que merecen atención.

    Un abrazo Manuela.

    ResponderEliminar
  30. Respetando, como tú, a quien piense diferente, creo que has dicho de forma sencilla lo que piensa una mayoría que desea entender y hacerse entender, sin discriminar. Coincido, Manuela con tu opinión y la forma de expresarlo.
    Gracias.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.