.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

23 de agosto de 2016

17 de agosto de 2016

Sueño la playa...

Sueño la playa.
En mi mente
persiste la marea.




Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Reservados todos los Derechos.

10 de agosto de 2016

22 de julio de 2016

Radiografía de un final feliz

Compré el castillo  porque siempre he sido muy romántica y me entusiasman las historias donde triunfa el amor.

De este castillo se contaba una leyenda muy bonita: hacía ya mucho tiempo, una bella mujer se había enamorado de un monstruo, el dueño del castillo, que resultó ser un príncipe, volvió a su cuerpo original cuando fue besado por ella. Se casaron y vivieron felices por los tiempos de los tiempos.

Sin embargo, cuando me fui a vivir a él, por las noches, me despertaba una voz pidiendo sepultura. Algo no cuadraba.

Era la voz de un hombre que entre sollozos hablaba de engaño y traición,  una voz profunda que se lamentaba de su suerte.  No me daba miedo, más bien compasión. 
La primera noche parecía provenir de los confines del castillo,  poco a poco se iba escuchando cada vez más cerca. Se aproximaba  a mi habitación.

Una noche pude sentir su aliento, abrí los ojos y una presencia me transmitió que le siguiera. No lo dudé.

Descubrí puertas secretas que daban a empinadas escaleras que yo ni imaginaba que existieran. Pasillos enjutos apenas iluminados por unas rendijas que no podía adivinar a  dónde darían pero que ofrecían una levísima luz mortecina lo suficiente para poder ver el suelo tosco  que yo pisaba. El ambiente era casi irrespirable. Hasta que mi guía, que en todo momento fue abriéndome paso, se hizo a un lado mostrándome  una puerta  de apenas altura, cerrada con una tranca de madera roída por tanta humedad.
Avancé unos pasos y  empujé la puerta. La traba se deshizo y quedó  a mi vista  una lúgubre sala. Al fondo, en el suelo,  unos harapos cubrían un esqueleto. Unas cadenas  unían los pies con unas abrazaderas al muro de ladrillo visto que componía la habitación,  y junto a lo que un día fueron las manos,  unas palabras escritas con sangre en el suelo:

“La belleza me devolvió mi vida, la belleza me llevó a la muerte”.


Hice lo que me pedía, le enterré en el jardín bajo un bonito almendro, un almendro que jamás me ha dado flores pero sus ramas me protegen del sol en verano y de la lluvia en invierno.








Texto de ©Manuela Fernández Cacao.  Reservados todos los Derechos.






17 de junio de 2016

El precio de la tiranía


Un año más el dictador subió a la tribuna. Desde allí, con la mano al frente, saludaba al ejército que le rendía honores mientras que miles de ciudadanos llevados al lugar para la ocasión ovacionaban sin parar. 

Una lágrima rodó por su mejilla; todos pensaron que era de emoción. La realidad era otra: en sus 60 años de vida, nadie le había preparado una fiesta sorpresa de cumpleaños.






Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados





7 de junio de 2016

"Turris fortissima nomen Domini"





"La torre más fuerte es el nombre del Señor" cita bíblica que aparece bajo el campanario de la Giralda




Fotografía de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.

18 de mayo de 2016

Jesús de Oklahoma

Desde que me licencié en periodismo soñaba con obtener el premio Pulitzer. Para conseguirlo decidí escribir un reportaje sobre  liderazgos y qué mejor que ponerme en la piel de Jesús de Nazaret.

Fui al Misisipi y un pescador me echó agua por la cabeza, fue mi bautizo. Prediqué por todo el Estado. Me hice famoso, los niños me seguían y los padres me escuchaban. Lo de los milagros me resultaba más difícil pero al final conseguía engañarles, era gente humilde. Me colé en las bodas llevando escondidos litros de vino, saqué la cara por los débiles, por las prostitutas.
Un día todos  parecieron volverse locos me redujeron y me llevaron ante el gobernador. Yo, que me las veía venir,  gritaba: «Dejadme, todo es una farsa». El gobernador se lavó las manos y yo fui despojado de mis ropas y coronado de espinas.

Ahora, desde este madero, sólo espero que entre tanto gentío haya un reportero para, al menos, salir en las noticias de las 10.





 Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Reservados todos los Derechos.

1 de mayo de 2016

Primer domingo de Mayo


… en plena noche de amor


Al fin lloré tras ser golpeada repetidamente. No quería respirar. Me había sentido  protegida en el vientre de mi madre desde el mismo momento en que me adherí a su cuerpo,  cinco días después de haber sido concebida…





Texto y fotografía ©Manuela Fernández Cacao. Reservado todos los Derechos.


22 de abril de 2016

Aldonza Lorenzo

Desde que murió Alonso Quijano, Dulcinea vaga en busca de su Quijote. No lleva escudero pero sí armadura: el cuerpo de una burda mujer.




Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.