.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

Vivir en libertad

 




Fue feliz cada minuto de su vida. Sentía cómo la libertad transitaba por todo su cuerpo.  Nadie que le obligara, que le intimara. Comía, dormía, procreaba... Eligió dónde morir, en una cueva, rodeado de plantas, a media luz.

Cuando murió lo reemplazaron por otro pez, este de más colores que luciera en la pecera.




Texto y Fotografía de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.

31 comentarios:

  1. Esto es irse en paz y armonía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfred
      Él así lo sentía y quizá sea eso lo que importe.
      ABrazoooo

      Eliminar
  2. A veces así pienso que somos nosotros: peces de colores que vivimos en una pecera maravillosa, creyéndonos libres. Alguien tira de los hilos, pero nosotros ni lo notamos. Morimos y otros vienen a reemplazarnos. Y la rueda sigue girando.
    Me ha gustado mucho tu relato, Manuela.
    Buena tarde.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Carmen,
      En cierto modo es así, vivimos en una pecera, cada uno en la nuestra.
      ABrazossss

      Eliminar
  3. Te ha quedado una metáfora muy buena.. y triste.

    Es verdad, si logras vivir sin ver los barrotes de la jaula, serás feliz para siempre. Lo jodido es cuando los ves, porque entonces ya no puedes dejar de sentir su presencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beauséant
      Aunque parezca mentira, a veces la ignorancia da la felicidad.
      SAludos

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Susana
      Sip, se ve que fue feliz y eso es importante y quien sabe si lo más importante.
      BEsis.

      Eliminar
  5. Un pez en una pecera, un delfín en un acuario, una iguana en un terrario, un pájaro enjaulado, animales criados en cautividad (zoológicos, los llaman)... El día que el hombre metió la mano, rompió el delicado equilibrio que dispuso la naturaleza para todas las especies, y pervertimos la libertad, la de verdad. Pobre reino animal, tener que vivir con el ser humano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cabrónidas
      El ser humano no deja de ondear la bandera de la libertad como exigencia vital, pero pisotea la de los animales. Un desatino, una incongruencia, una salvajada el comportamiento con los animales.
      SAludossss

      Eliminar
  6. Nunca imaginaría siquiera ese final,me gustó,gracias,cariños.

    ResponderEliminar
  7. Como texto creativo, a publicar y comentar entre amigos, bienvenido. Así como a su autora, que parece que se reincorpora a estos espacios tras el paréntesis veraniego. :))))))) Pero...

    Como bien sabemos quienes escribimos por estos lares, no siempre texto y comentarios reman en el mismo sentido. Gracias a Dios, pues si así fuese estos medios serían "infumables".

    Por ello, y dejando clara mi amistad con la autora y el consabido respeto por sus trabajos, me pregunto:

    ¿Fue feliz realmente?

    Abrazo Manuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernesto
      Mi reincorporación no es definitiva, aún ando muy liada. A ver si la semana que viene estoy al cien por cien.
      Tu comentario ha dado en diana. ¿Existe la libertad como tal o es relativa a cada uno de nosotros? ¿La libertad existe o es una utopía? ¿Lo importante es la felicidad o la libertad?¿Lo que conocemos es lo que existe para cada uno de nosotros o solo es parte? ¿Lo que importa es lo que sintamos o lo que exista?...
      He intentado escribir un relato que dé para pensar, y por lo que leo lo he conseguido y por ello os doy las gracias a todos.
      ABrazosssss

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Alexander,
      Bueno, él dice haber sido feliz, ¿por qué le vamos a dar nosotros el disgusto de llevarle la contraria? :)) :))
      SAludos.

      Eliminar
  9. Al final no sé, pero he debido de borrar los dos comentarios, todo por una falta ortográfica, en cualquier caso está claro que para él, la vida que tenía era en libertad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel,
      Yo no he visto ninguna falta ortográfica, no me he dado cuenta, en cualquier caso hasta los mas ilustres escritores necesitan de un corrector antes de publicar.
      En cuanto al pez, efectivamente si no conoces otra cosa no te falta nada y por lo tanto te sientes en libertad. Lo que no tengo claro es si el desconocimiento hace una realidad.
      BEsis.

      Eliminar
  10. Una entrada con un trasfondo filosófico que nos podría llevar a hablar de razón, voluntad y libertad, pero mejor lo dejamos en la prisión de ese “pobre” pez. Aún no creo que hayamos llegado a ser grandes peces sometidos a una forma de aceptar el mundo y la sociedad según la ideología de unos pocos, pero puede que camino de ello llevemos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. desdelaterraza,
      Yo no estoy tan segura de no haber llegado a ese extremo. Si estudiamos marketing, redes sociales, si conocemos ciertas actuaciones de los distintos gobiernos a escala mundial... nos damos cuenta que estamos siendo manejados, que nuestra voluntad está siendo llevada a un lado o a otro, a actuar o a ser pasivos, a sentir tal necesidad o tal otra... por tanto no vivimos en una libertad absoluta. Por otro lado ¿la libertad absoluta no es una utopía? Tienes razón, me he metido en materia filosófica, uffff...
      SAludossss

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. José A. García

      larga vida al pez... y a su memoria.
      :)) :)) :))

      SAludos.

      Eliminar
  12. Una libertad a medias, pues no era libre para salir de su pecera. Pero como debía ignorar lo que había más allá del cristal, se contentaba con lo que tenía. Y es que quien no se contenta con lo que tiene es porque no quiere, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep Mª
      Pues mira, ese matiz no había salido hasta ahora en los comentarios y está muy bien traído. Efectivamente hay quien para no complicarse la vida se conforma, actitud que hay que respetar.
      BEsis.

      Eliminar
  13. Puesto que se puede interpretar de tantas maneras, yo me lo tomo como una analogía de Estado vs individuo. Nada como la histeria por un virus respiratorio como tantos otros para hacernos ver la pecera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angus
      Así es, todo relato puede analizarse y ser llevado al contexto que cada cual sienta y quiera. Al margen, hombre, todos los virus no son iguales, algunos no tienen medicamentos para convatirlos y llegan a ser letales.
      SAludos.

      Eliminar
  14. Muy interesante tu entrada Manuela.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Somos casi tan efímeros como ellos.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.