.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

Engaño

 




Tras besarnos, de manera fogosa, cerraste la puerta, pero yo no me fui. Me quedé agazapada en las escaleras. La esperaba. A ella. A la mujer que se interpuso en mi destino. A aquella a quien hacías regalos como a mí y agasajabas con viajes como los míos. Fue puntual. Llevaba unos pendientes iguales a los de nuestro aniversario de bodas. El plan tenía que seguir su curso, había que poner fin. 

En unos minutos todo se cubrió de sangre. En tu mano puse el arma y nosotras juramos no volvernos a ver jamás.



Texto y Fotografía de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados


25 comentarios:

  1. Un comienzo de una trama que bien pudiera desencadenar en algo mucho más. Un abrazo Manuela pocas letras mucho contenido.

    ResponderEliminar
  2. Que buen micro, el giro es drástico y dramático. La fotografía me gusta ¿es tuya?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angel
      Sí, sí, la fotografía es mía. Es más, es un selfi :)) :))

      Eliminar
  3. nada bueno puede salir cuando dos personas despechadas encuentran un enemigo común :)

    ResponderEliminar
  4. Ohhhhh, sorprendente final¡¡Magnifico microrrelato

    ResponderEliminar
  5. Una venganza en toda regla.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Buenísimoooooo!
    Lo bueno si breve, dos veces bueno.

    ResponderEliminar
  7. Todo era verdad lo que sentía y todo mentira tras la puerta. ¿Cómo se jura no volverse sin poner fin?
    Eres una maestra de los cortos y de las tragedias, Manuela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Una historia que da un giro inesperado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Fantástico, adoro tus relatos. Besos :D

    ResponderEliminar
  10. Un triángulo indeseado por dos de sus lados y el culpable de ello pagó con su vida. Siempre me han dicho que las mujeres despechadas son muy peligrosas, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Imaginación al poder !
    ¿Dos mujeres, se supone que rivales, poniéndose de acuerdo?
    ¿Posible? —Sí.
    ¿Probable?— También, pero un poco menos. 😊

    ResponderEliminar
  12. No hay crimen perfecto. Matar una persona sera una pesadilla que nunca podran sacar de sus mentes.

    Me ha helado la sangre este relato

    ResponderEliminar
  13. Uf!!! Que fuerte no? Pero tú lo has decidido así al escribirlo.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  14. Así debieran acabar las personas que juegan a dos bandas. No todo vale en el amor. Que la mentira de los sentimientos se pague con muerte.

    ResponderEliminar
  15. Pues nada, muy bien, no se puede jugar a dos barajas a la vez.

    ResponderEliminar
  16. Ocultar acciones inapropiadas pueden tener consecuencias.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Con esta temática que publicas no sé yo si será buena idea acudir a esas charlas en conjunto que sugieres en mi blog... :))))

    Bueno yo sí asistiré, gozo de cierto atrevimiento ante situaciones como las que describes!

    Excelente texto. Muy real. Y sino, debiera serlo.

    Abrazo Manuela.

    ResponderEliminar
  18. ¿La traición pesa más que una muerte?

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.