.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

La Santa Compaña


 

Galicia es tierra de bosques frondosos. En ellos, el musgo se adueña de la piedra, los árboles centenarios ocultan poderes sanadores y los riachuelos transmiten leyendas de meigas y hombres lobo.

Nuestro protagonista caminaba por uno de esos bosques. Rememoraba cuando de niño, en ese mismo paisaje, su padre le contaba historias legendarias de conjuros, pociones y malos espíritus. Se distrajo y se hizo noche cerrada. Debía darse prisa en la vuelta, su esposa estaba enferma y dependía de él.

De pronto se hizo el silencio y la quietud. Las ramas dejaron de moverse, los animales desaparecieron… Únicamente se escuchaba el aullar de un perro. Miró hacia todos lados, la oscuridad era espesa. A lo lejos, una bruma se abría paso al mismo tiempo que comenzaban a oírse unas campanadas con ritmo pesaroso. Sabía de qué se trataba, era la Santa Compaña.

Por un momento se paralizó. Su padre le había contado la leyenda que decía que, por las noches, las ánimas salían a vagar por el bosque. Un vivo encabezaba la procesión portando una cruz, un vivo que por la mañana no recordaba nada y que poco a poco iba muriendo. Aquel que se cruzara sería el sucesor para encabezar la comitiva. Para escapar de esa suerte, había que hacer un círculo en el suelo, tirarse boca abajo en su centro y esperar a que las ánimas pasaran sobre él; afortunadamente se encontraba lo suficiente lejos como para no cruzarse. Salió corriendo, estaba aterrado. Pero había más, la leyenda decía más. No se podía centrar en recordar el resto, estaba demasiado sobresaltado, no podía ser visto por la comitiva, su mujer estaba sin atender... Solo podía correr, pero había más.

Cuando no le quedaba casi aliento, su vista alcanzó a ver el pueblo. Según se acercaba veía a la gente amontonarse en la puerta de su casa. ¿Qué era todo aquello? ¡Dios mío! Ya, ya recordaba el resto de la leyenda:

«Para quien viera el cortejo sería un presagio, la muerte visitaría su casa»

Sería posible un mal augurio de su pobre mujer, no tenía que haberla dejado tanto tiempo sola.

Llegó al porche, atravesó la concurrencia que vestidos de negro murmuraban y lloraban. Cruzó el salón. Un sacerdote salía de su dormitorio; se dirigió hacia allí. Desde el umbral vio a su mujer rezando junto a la cama. Sobre la cama un cuerpo inerte era velado. Se acercó y reconoció el cuerpo, era el suyo que vestido con su mejor traje aguardaba al sepulturero.



Fotografía y Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados. 


44 comentarios:

  1. Qué final¡ ESo es saber relatar. Un abrazo, Carlos

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Susana,
      Pues sí, a mí la leyenda de la Santa Compaña, desde que la conocí, es algo que siempre me ha impresionado mucho; he intentado en este relato transmitir esa sensación.
      BEsis.

      Eliminar
  3. Se cumplió el mal augurio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfred,
      Sí, pero en la persona que él jamás se hubiera figurado.
      BEsis.

      Eliminar
  4. Creo que esta noche soñaré con este tema. Mira, mira cómo se me ha puesto la piel...
    Fantástico relato, y no sólo por lo bien escrito sino por cómo de real lo has descrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Carmen,
      Te entiendo, en petit comité te digo: yo no sé cómo se me ocurren estos relatos, con lo miedosa que yo soy por las noches :)) :))
      ABrazoooo

      Eliminar
  5. Me encantan esas historias de la Galicia verde.
    Y si no la has visto, haz por verla. Es una película de dibujos animados pero es una obra de arte; O apostolo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Erik,
      No conozco esa pelìcula, miraré a ver si la encuentro. GRacias.....

      Eliminar
  6. Un relato impecable e impresionante, visualizar su propia muerte, muy impactante.
    La tematica super interesante y la forma en que lo desarrollas magnifica!Saludos y buen inicio de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eli,
      Gracias por tu crítica, no podía ser mejor.
      Buena semana para ti también.
      ¡SAludos!

      Eliminar
  7. ¡Qué maravilla Manuela! Me has tenido en vilo, hace poco leí mucho sobre la Santa Compaña a fin de escribir un relato sobre ella. Los pelos de punta. Besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita
      A mi siempre me ha impresionado esta leyenda, la veo impactante y he querido transmitir esa misma sensación. Me alegro que te haya gustado.
      BEsis ...

      Eliminar
  8. muy buen giro final, supongo que no es posible escapar cuando el destino esta marcado, ¿verdad?

    esas historias parecen muy exageradas hasta que se te hace la noche en Galicia, ves bajar la niebla y todos los sonidos parecen venir desde todas las direcciones. Entonces entiendes perfectamente la fuerza de esas historias .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beauséant,
      Pues sí, es más, todas las historias inexplicables son como las tarjetas de crédito: intransferibles. Hay que vivirlas uno mismo mara creerlas.
      ¡SAludos!

      Eliminar
  9. Uf!!! Vaya un final inesperado que le diste. Buen relato.

    ResponderEliminar
  10. Que bueno, Manuela, no acabaría en la Santa Compaña como vivo, sino como alma en pena.
    Andad de día, que la noche es mía. El noroeste de la península y sus personajes son mágicos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel
      Sí que lo son, hay tanta historias extraordinarias...
      SAludos.

      Eliminar
  11. ¡Menudo chasco se llevó el pobre!
    Salu2.

    ResponderEliminar
  12. Un relato tenebroso, mal asunto el que se encontró en su cama.
    Galicia es muy especial para apariciones en sus bosques.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matías
      Galicia es mágica; tiene historias extraordinarias que unas son reales "e outros non"
      BEsis.

      Eliminar
  13. No hay duda que hay que cambiar de "compañas"... Algunas son letales! Tal cual ciertas compañías modernas y actuales... :)))))))

    Ya nuestras madres, de niños, nos decían en algunas ocasiones: "no me gusta que vayas con "periquín" y "fulanito".

    El relato, para leer en noche de tormenta, solo en casa y sin luz.

    Abrazo Manuela.

    ResponderEliminar
  14. Un cuanto impredecible, misterioso como aquella comarca. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guillermo,
      Galicia, tierra de leyendes ¡Cuántas de ellas serán verdad!
      SAludos.

      Eliminar
  15. Galicia , tierra de mitos y leyendas, tierra de bosques y caminos umbríos.

    Salud, Manuela.

    Anna Babra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anna
      Sí, es parte de su patrimonio, un patrimonio oral y escrito que perdura a través del tiempo.
      SAludos.

      Eliminar
  16. Madre mía y el presagio es por algo. Qué yuyu!!
    Un beso Manuela :)

    ResponderEliminar
  17. Una vez más, atrapas al lector, con la niebla y el paisaje, con la leyenda y el destino hasta dejarlo incrédulo, junto a aun toque de campana sin poder escapar de "la santa compaña"-
    Magistral... sin haber nacido por aquellos bosques.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Manuel
      Je,je, no, no he nacido por allí,sin embargo de pequeña fui muchos veranos, muchos. Tengo recuerdos de Galicia en modo de sensaciones, olores... Es una tierra magnífica.
      ABrazooooo....

      Eliminar
  18. Todo por distraerse en el bosque, pro algo hay que vivir en las ciudades, encerrados bajo toneladas de concreto.
    ¿O no era así?

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José A.
      Pues mira, en temas de almas en pena, lo mismo te da pasear por el campo que por el pasillo de tu piso. Como tengas mala suerte en dar con una... Porque haberlas haylas :))

      SAludos.

      Eliminar
  19. Me ha encantado el relato, con un final inesperado.
    La Galicia de las historias oscuras, de las meigas, brujos y duendes, del verde espeso y de la niebla oscura.

    Magnifico relato Enhorabuena.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús,
      Me alegro muchísimo que te haya gustado :)) :))
      SAludossss

      Eliminar
  20. ¿Hombres lobo? Pero si la palabra lobishome es preciosísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saitam-Nor Rabag,
      No discutiré yo tal cosa; pero donde se ponga "Hombre y lobo" que se quite "lo bailao"
      ;)

      Eliminar
  21. Un relato impactante, muy bien escrito se puede imaginar el entorno mientras lees. Besos

    ResponderEliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.