.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

Sueño de una realidad

 

 

No sabía que mi vecino de rellano fuese tan atractivo hasta aquel día en que, estando confinados, como homenaje diario salimos a nuestros balcones a aplaudir a las 20h a los sanitarios. Esa tarde nos saludamos por primera vez. Acabamos conversando a través de la celosía a las 10, a las 12, a todas horas, todos los días; incluso tuvimos nuestras citas para ir a comprar (guardando los dos metros de distancia).

La cifra de contagios por Covid-19 no dejaba de subir, era terrible, y estábamos concienciados de que solo podría detenerse si los ciudadanos nos manteníamos unidos, y así hacíamos.

La complicidad nos embriagaba. En pocos días, todos quienes vivíamos en la misma calle formamos una familia. Le cantamos el cumpleaños a la anciana del quinto, vitoreamos al barrendero, tiramos confeti a quien diariamente, desde su ventana, inventaba juegos para animarnos. Nunca antes habíamos visto cosa igual.

Hacíamos eco de una demanda que inundaba los medios: la necesidad de una vida diferente a partir de este punto de inflexión. Era el momento de crear una sociedad más justa, más solidaria, con otras prioridades; y nosotros dos hacíamos planes para compartir juntos ese nuevo orden social que ya se empezaba a respirar.

Por fin la curva de contagio fue venciéndose y el confinamiento se fue suavizando hasta llegar a ese día tan ansiado en el que tuvimos libertad para viajar a otras ciudades, la pandemia estaba controlada.  Los dos nos fuimos, sin despedirnos el uno del otro.

 

 *-*-*-*-*-*

 

Este breve relato lo escribí sobre el mes de mayo. En los medios se oían a sociólogos, periodistas, ciudadanos, decir que asistíamos a un momento clave de inflexión en la historia de la humanidad. ¡Nada menos que eso!. Yo siempre afirmé que la humanidad seguiría igual que antes. Y no me equivoqué, lamentablemente.

La humanidad nunca aprende de sus errores.




Texto y Fotografía de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados

 

 

64 comentarios:

  1. En el fondo somos muy inocentes. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana
      A lo que tú llamas inocencia yo le llamo egoísmo. Pero quizás tengas tú razón.
      BEsis.

      Eliminar
  2. Que verdad Manuela, eso de que decían que se saldría reforzado y mejor del confinamiento, mentira podrida, casi me atrevo a decir que peor. La gente se vuelve más egoísta y lo podemos ver en las cifras de la pandemia que se descontrolan por culpa de unos insensatos que creen que el virus no les ataca a ellos..que inconscientes. Pero cuidadín, lo mismo este virus es tan puñetero que da la vuelta y veremos entonces quien se salva primero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lirtea
      Sí, yo también veo que estamos peor, nos salvamos que de momento las UCIS no están colapsadas, pero falta poco.
      BEsis.

      Eliminar
  3. Que bien lo has hecho, creo que el ser humano nunca aprende de los nefastos momentos ,cae y repite los mismo errores. Me has hecho recordar algo parecido vecinos que nunca ves y esos días de confinamiento es como todo que bonito y que bien y pasado ese tiempo como si no te hubiera visto ...En fin por cierto no todo el mundo es igual . Mi sentimiento es que es buena persona lo es siempre independientemente de como sean las circunstancias no las conveniencias . Un abrazo Manuela. felicidade por el escrito .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campirela_
      Yo opino lo mismo que tú, afortunadamente sigue habiendo gente buena y gracias a ellos el mundo sigue girando.
      BEsis.

      Eliminar
  4. ¡Me hubiese encantado que el final fuera otro!
    Parece que en nada hemos cambiado lamentablemente.
    Un beso Manuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lady Blue
      Yo también hubiese querido otro final, pero la verdad hay que aceptarla tal como es.
      BEsis.

      Eliminar
  5. Así es Manuela, somos unos cafres no tenemos remedio. NI hemos aprendido, ni damos el brazo a torcer!! y como has reflejado en tu relato, si podemos, cado uno tiramos par aun lado.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La casa encendida
      Es una vergüenza lo que estamos viendo. Justos pagamos por pecadores.
      BEsis.

      Eliminar
  6. no quisiera sonar excesivamente pesimista, pero la camaradería que se generó al principio del confinamiento se parece mucho a la actitud del vecino o compañero que nunca te hablaba, se encuentra contigo en una fiesta y se hace tu amigo del alma, y al verte de nuevo en los lugares habituales vuelve a ignorarte.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. chema
      Exacto. La gente se deja llevar por las circunstancias pero no son ellas mismas. Luego vuelven a sacar su cara hostil.
      BEsis.

      Eliminar
  7. "La humanidad nunca aprende de sus errores"
    Totalmente de acuerdo, Manuela. Incluso, no sé si aprende de sus aciertos.
    Un buen relato.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maite
      La vida está ahí con sus circunstancias para poder evolucionar, quien se niega no aprende.
      BEsis.

      Eliminar
  8. Es un bucle, volvemos una y otra vez al punto de partida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Erik
      Bueno, sería bucle si todos volviésemos al punto de partida, pero hay más de 60000 personas, solo en España, que ya no pueden volver. Míralo así.
      BEsis.

      Eliminar
  9. La ultima frase sentencia, no cambiamos, algunos si a peor. Tu micro me ha encantado seguro que pudo ocurrir una situación igual, Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester
      No lo dudes, cuántas historias como esta habrán sucedido en la realidad, y aún más desconcertantes.
      BEsis.

      Eliminar
  10. Siempre tropezaremos dos veces -o más- en la misma piedra.
    Saludos, Manuela.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noxeus
      la historia no está escrita, o así pienso yo, sería evitable si la conducta de la humanidad cambiase, si no cambia no es porque no se pueda, sino porque a la mayoría de la gente no le interesa. Digo más, quién sabe lo que pueda pasar mañana, ya sea bueno o malo. Si algo tenemos claro desde marzo es que la vida es el minuto que estamos viviendo, más allá de ese minuto es algo completamente desconocido.
      SAludos.

      Eliminar
  12. Un relato muy acorde a la realidad, la de antes y la de después. El estado que vivimos de confinamiento forzoso solo fue un paréntesis. Una vez cerrado este paréntesis, todo ha vuelto a ser como antes. El indivisualismo y el egoísmo han vuelto a sus orígenes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep
      No puedo decirlo yo con más claridad de la que lo has hecho tú.
      BEsis.

      Eliminar
  13. Hola, Manuela.. La humanidad es egoísta e individual, solo se piensa en uno mismo, en lo que le gusta, o le conviene, sin pensar en el bien común y que ello pueda conllevar renuncias personales.
    Y estoy de acuerdo, no te equivocas, lamentablemente..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. llorenç
      Me pregunto si los niños son por naturaleza egoístas o los hay también generosos. Un día tengo que investigar. Por supuesto hay gente que da la vida por los demás (son las menos) pero ¿han nacido así o se han hecho? Esto da para una tesis doctoral.
      BEsis.

      Eliminar
  14. Ten por seguro que aprenderemos más bien poco. si acaso al haberlo pasado en general mal, sacara nuestros egoísmos con más fuerza.
    El relato, como siempre muy ameno. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel
      Pues sí, la gente, encima, guarda muchas veces rencor hacia lo sociedad de lo que les ha ocurrido a ellos. Manda narices.
      BEsis.

      Eliminar
  15. Volvemos a tropezar en la misma pandemia. Y me temo que con esta buena nueva de la vacuna, volvamos a tropezar con la tercera.
    Para muchos, el no poner nada de su parte es su lema en la vida. Lo de la solidaridad les suena poco.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juán
      El otro día un virólogo hablaba de la tercera ola en enero. Yo, sin ningún doctorado, ya había comentado que después de las navidades, como la gente querrá pasarlas como si la pandemia no estuviera entre nosotros, en enero y febrero los hospitales se colapsarán. Ojalá nos equivoquemos.
      BEsis.

      Eliminar
  16. No te equivocaste Manuela, aunque quizás hubieras preferido hacerlo ¿no?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Devoradora
      Sin duda, ojalá en este momento estuviésemos en un mundo mejor. Pero "ná".
      BEsis.

      Eliminar
  17. ¡La humanidad! La humanidad se rige por algo indeseable. La economía. Por la economía se han hecho las guerras, por la economía se ha acabado con las clases sociales, por la economía se engaña, se odia, se envidia, se miente, se..., sin la economía se abusa, se maltrata, se pasa hambre, se...
    La humanidad no tiene remedio, se le ablanda el corazón ante la adversidad y se le endurece después.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús
      Así es, y detrás de la economía está el poder, la gente ambiciona el poder, el poder ser más que el de enfrente. Qué le vamos a hacer.
      SAludos.

      Eliminar
  18. Un relato muy propio de lo que vivimos esos meses, muy bonito a pesar de que no comieran perdices.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matías
      Sí, había quien vivía en una burbuja, al margen de lo que sucedía en los hospitales, en residencias, en ciertos hogares y de eso se encargaba los medios, de que no viéramos lo que estaba pasando, no viéramos la realidad ¿Quién estaba detrás de los medios? Ahí lo dejo.
      BEsis.

      Eliminar
  19. Mi querida Manuela, totalmente de acuerdo contigo. Y eso que yo también defendía que la humanidad iba a cambiar. Pero no. Besos amiga :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita
      Tú es que eres una persona de las buenas, y creéis que todo el mundo es igual que vosotros, y no, la realidad es que hay mucha gente egoísta e irracional.
      BEsis.

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. Amapola
      Parece como si el egoísmo y la falta de empatía estuvieran impresos en los genes humanos, eso o que nos hayan echado una maldición en el principio de los tiempos :))
      BEsis.

      Eliminar
  21. Tristemente no ha cambiado nada, y bien que lo siento.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Manuela, tu micro es siempre bienvenido, casi como una alerta para mañana. Lo único que no me gusta, y lo digo como lo siento, y disculpa si estoy equivocado, es que se hable de que "la humanidad no aprende" (seguirá igual. dices), y tropieza varias veces en la misma piedra, o pandemia.
    Puede ser, que la bondad y el egoísmo está en los genes, pero no en los colectivos. Triunfa o se degrada, en el individuo. La responsabilidad es personal. Pero es verdad que el colectivo arrastra, engaña, manipula. La manada y el desmadre está en el anonimato. Creo que hay que educar, armar y valorar a la persona, al individuo. Hay en él, una semilla de bondad, altruismo, que se pone de manifiesto en sus actos y en sus ejemplos. Yo sí aplaudo a esa persona que lo da todo, médico, ingeniero, barrendero, o Rafa Nadal.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Manuel
      Yo me remito a los hechos, a lo que verdaderamente ocurre, a lo que estamos viendo en la calle. Luego se puede estudiar, analizar, sacar las conclusiones que se quiera. Pero lo que ocurre: un sin fin de jóvenes sin hacer caso a las medidas de seguridad porque creen que no va con ellos, los bancos de alimentos con menos existencias que nunca mientras que la gente siguen veraneando y asistiendo a los toros y a las discotecas, las mascarillas tiradas por las calles, en el mar... Lo que vivimos, lo que se ve en las calles es lo único que es cierto, lo real, los análisis solo valen para rellenar documentos.
      Lamentablemente es así.
      BEsis.

      Eliminar
  23. Los medios de comunicación obedecen a quienes les subvenciona, y obedecen como perros fieles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro salvaje
      Cierro, lo que pasa es que en este caso, los efectos de la pandemia desbordan los medios a inundan nuestras vidas. No hace falta leer los medios para ver cómo actúa la gente, es suficiente salir a la calle y verlo. Es deprimente.
      BEsis.

      Eliminar
  24. Que la despedida fuese como la describes, esperable en parte. Cuando no aprieta el zapato, no pasamos a un número más holgado.

    Afirmar que la humanidad "seguiría igual", y que "nunca aprende", ya me parecen palabras mayores...

    Respetables y comprensibles, tal vez, por muchos. Pero he de reconocer que no me hallo a esa lado de la raya.

    Cierto lo que describes, como realidad vivida, en parte. Pero que ello suponga la maldición por los siglos de los siglos... :))))))), ya te digo yo que no!!

    Abrazo Manuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernesto
      Yo no creo en las maldiciones pero sí en la biología, en los genes, y el ser humano es como es y lo demuestra a lo largo de la historia en sus actos. A lo largo de los siglos ha habido guerras por la ansiedad del poder, con cientos de miles de muertos, y no deja de haber guerras, se sigue anhelando el poder. La pandemia ya ha alcanzado a más de 53 millones de personas, cerca de dos millones de víctimas (que será el triple porque ningún gobierno quiere dar la cifra real). Mi pregunta es: ¿Qué más necesita la sociedad para cambiar de modo de vida?
      Hace ya tiempo leí que según estudios de sociología, una persona solo cambia de si se se ha visto amenazada de muerte de forma directa, algo así como tener un revólver apuntándote la sien. En todos los casos restantes, en tres meses, la mente ha asumido cualquier trauma y se vuelve a la forma de ser anterior.
      Para saber algo solo hay que ir a la calle y convivir en sociedad, lo que se lea en este sentido es literatura.
      Pero bueno, es lo que yo opino, esto no es cátedra alguna. Toda opinión es respetable.
      SAludos.

      Eliminar
  25. Comparto la opinión. Puede llegar a haber cambios personales, individuales, pero la humanidad, como conjunto, continúa dirigiéndose a la catástrofe.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  26. me gusta tu intensidad cuando escribes y tambien cuando comentas
    Un abrazo escritora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recomenzar
      jejej, hablo siempre muy firme en mi creencia, eso sí, dispuesta a que alguien me dé argumento suficiente como para cambiar de opinión. La mente siempre tiene que estar dispuesta a distintas opciones.
      SAludos ¡¡¡¡

      Eliminar
  27. Por desgracia así es, vivimos metidos demasiado en nuestras vidas, nos hemos vuelto cómodos y egoístas... Cuando viene la tormenta todo son promesas de cambio, pero en cuanto escampa, tonto el último :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beauséant
      Así es, se nos olvida pronto los malos tiempos e ignoramos que pueden volver, de hecho aquí estamos.
      SAludos.

      Eliminar
  28. Me ha gustado tu relato pero no me esperaba ese final, está claro que no cambiamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conchi,
      Esta vez mi relato ha tenido más de verídico que imaginativo, seguro que todos hemos estado cerca de una historia como esta, quizá los vecinos de enfrente, los de arriba...
      BEsis.

      Eliminar
  29. Aca en argentina estan bajando los contagios. Emepezo la primavera, falta un mes para el verano. El dia es mas largo, hace mas calor, la gente sale mas, se llenan los parques, plazas, bares. Algunos ya planifican como seran o si podran irse de vacaciones en enero o febrero. El miedo aun esta latente. Viendo lo que paso en Europa. Cuando en el verano de ustedes bajaron los casos, la gente se relajo y ahora los golpea la segunda ola. El temor es que aca pase lo mismo a fines de marzo comienzos de abril. Cuando empieza el otoño. Esperemos que salga la vacuna. Si no no se como seria. Cuando empezo la pandemia decian que luego el ser humano saldria mejor. Ahora se ve todo lo contrario. Mas violencia, peleas, xenofobia, odio. Encima es uncirculo que se retroalimenta. La gente antes hacia actividades ahora esta confinada en la casa. Mas esta encerrada, mas mira las noticias, mas miedo tiene, mas aislado esta, mas se envenena.
    Espero que todo esto pase alguna vez. Aunque dudo si esta pandemia no sera la primera. Ya que el planeta lo hemos destruido.
    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gustavo
      No es la primera pandemia y no será la última, pero está claro que la vacuna ya está en ciernes y las investigaciones continúan para encontrar fármacos precisos contra el Covid, Hay que tener paciencia y respetar mucho las distancias, usar las mascarillas, evitar lugares cerrados... en fin, lo que ya sabemos.
      BEsis!!

      Eliminar
  30. Me han dicho que soy pesimista porque siempre he afirmado que de la pandemia no saldremos mejores. ¿Por qué tendría que ser así? Peores calamidades ha sufrido la humanidad y, ¿dónde está la mejoría?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jenofonte
      Yo soy de quienes ven la botella a medias, es decir, realista, y también dije lo que tú, que saldríamos como habíamos entrado. Y como tú, para esta predicción me basé en la historia.
      SAludos.

      Eliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.