.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

Trampantojo





Solo la vio en una ocasión, apenas un instante, un flamante Chevrolet  negro de los años 30  le esperaba en la puerta de aquel hotel de lujo, el chofer mantenía abierta  una de sus  puertas.

Metros más allá, junto a  su camión, nuestro hombre hacía anotaciones sobre la carga que llevaba en su transporte. Intuitivamente miró  hacia la puerta de vaivén del hotel y  sin ser consciente anotó en el parte diario:

”Apareció y la atmósfera se detuvo,  solo ella se movía, como en cámara lenta, mirando al frente, sin gesto alguno. De forma incitante se dirigía hacia el coche.  Su vestido de gasa hacía sospechar su silueta, sus altos tacones estilizaban sus piernas. Dejando un rastro de perfume pasó ante mí, rozando en su vaivén con una de sus manos mi entrepierna.  Entró en aquél coche. Desapareció en la carretera no sin antes dirigirme una insinuosa mirada.”






Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.

Imagen Gif de Internet libre de Copyrright.


19 comentarios:

  1. Buena ocasión y motivo para empezar un relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que por lo que parece (o eso creo) el rozamiento fue leve y suave que si no, me temo que las anotaciones tendrían alguna interjección añadida.

    ResponderEliminar
  3. la mirada de ella a él podría ser algo de interpretación subjetiva. el roce accidental, podríamos decir que también... pero las dos cosas juntas, quizá sí que signifiquen algo.
    abrazos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya, qué sensualidad desprende hoy el relato! Se ve que estamos en el día del amor, je, je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Sin duda nunca se le olvidará ese roce entre su entrepierna ..súper sensual.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Apunte la matrícula, su golpe en mis partes nobles puede dejarme infértil (por lo menos eso es lo que diré en el juicio).

    jejejejejeje más trampa que antojo.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso, hasta aqui ha llegado el rastro del perfume. Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Me escuchas?? Pla, Pla, Pla, ..estoy aplaudiéndote. Besote gordo.

    ResponderEliminar
  9. Ese roce podría ser criminal... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. Ese camionero debería dedicarse a la literatura. Imaginación no le falta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Mucho juego. Entre el título y el texto, mucho juego. Y, sin duda, mucha imaginación!

    Abrazo Manuela.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta tu relato, por lo que tiene de brillante y motivador: dejas las puertas abiertas a la imaginación, para que cada quién, piense en el final de esta historia, sutilmente iniciada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Podría hacerse bloguero y acabar con un 40 sacos de cemento, 80 de arena y 1 corazón apasionado
    Besitos!

    ResponderEliminar
  14. Ella insinuante, él, único imaginando, escribiendo y relatando lo que puede ser el comienzo de una historia de amor.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Es de esos paseíllos que dejan mil futuros inciertos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Puestos a imaginar, es muy posible que en una parada por la autopista ¡ Ohh casualidad!Se vuelvan a ver y, la mirada sinuosa se convierta en algo más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Suficiente!! para que con tantos kilómetros recorridos, un corazón se desboque...

    Un abrazo Manuela.

    ResponderEliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.