.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

Inserción en Mi menor







Logré que fuese el primero en la escuela y que desarrollara su capacidad social como el resto de niños, a pesar de su sordera de nacimiento, pero como madre aún quería más para él, y el hecho de que no pudiera escuchar música me entristecía. 
Una mañana lo llevé al mar. Cogidos de la mano nos hicimos camino a través de una marea enfurecida. Sus pies se hundían en la arena provocándole un dulzor ajeno a la corriente; el frío del agua le erizaba el vello y hacía temblar; las olas golpeaban su cuerpo una y otra vez marcando la velocidad del paso; la espuma entraba por su nariz, por sus oídos, invadían su interior, y el escozor de la sal le invitaba a cerrar los ojos. Fue su primera sinfonía.





Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.

36 comentarios:

  1. Y allí en la playa le dieron ganas de embarcarse hacia el nuevo mundo.
    Saludos, Manuela.

    ResponderEliminar
  2. Que cosa más bonita nos has dejado ..precioso me encanto , la manera tan maravillosa que hacerle sentir los sonidos a través del mar ..Genial Manuela ..Mi admiración crece por momentos jajaj un abrazo .

    ResponderEliminar
  3. supongo que cuando te falta un sentido, intensificas más el resto.
    jan, el dibujante de superlópez, es sordo desde los seis años o así. me enteré hace no demasiado, teniendo en cuenta que llevo casi toda mi vida siendo fan de sus comics.
    cuando era pequeño, recuerdo vagamente que vi en la tele un documental en el que le ponían música a una chica sorda, y sentía la vibración y el ritmo a través de los altavoces.
    abrazos!!

    ResponderEliminar
  4. Una madre es capaz de lograr todo lo necesario para los hijos y ahora la ciencia tambien colabora con esa dedicación. Una historia preciosa. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Vibró y sintió el sonido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Admirable y extraordinario Manuela.
    Felicidades.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. La eterna sinfonía del mar no sabe de partituras ni de batutas. La interpretamos cada uno según nuestras sensaciones y nuestros sentimientos.
    Muy bello relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Felicidades!
    Has hecho en dos párrafos una excepcional descripción de la interrelación que hay entre el mundo de la percepción musical y el resto del arco sensorial y de como la primera nos traslada a un mundo de sensaciones que van más allá de lo acústico. Bravo!

    ResponderEliminar
  9. El compás del mar, perfecto profesor de música, y de baile!
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. El mar hace conciertos únicos. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Le enseñaste la Sinfonía del Nuevo Mundo. Buen comienzo para despertar a la música y a la vida.
    Precioso texto.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Entrañable texto. De lo mejor que varias veces te he releído, Manuela.

    Me lo llevo en la memoria. Abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  13. Hola Manuela.. Me ha impresionado. Tu texto es estremecedor..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  14. Usar unos sentidos como si fueran otros, ver con las manos, comer con los ojos, sentir el dolor escuchando un llanto..., qué difícil sustituir el oído, qué mágico es poder escuchar lo que la música transmite a todos los sentidos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Tu relato de hoy me ha traído a la memoria a una pequeña alumna que tuve hace unos años. Era medio sorda y medio ciega, y tuvo muchos problemas de socialización con los demás niños.¡Cuántos esfuerzos haría yo para que pudiera participar en la clase como cualquier otro alumno, haciendo lo posible para viera y oyera como los demás! Es un relato precioso el de hoy. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Me ha llegado tu escrito amiga Manuela, me ha llegado mucho. Trabajar las sensaciones, entender al otro, empatizar y buscar fórmulas de interacción. Tú descripción es magistral, por un momento también acompañaba al pequeño de la mano...

    Besos, Ricardo.

    ResponderEliminar
  17. Una situación que podría considerarse muy triste la has convertido en una bella esperanza. Podríamos decir que hay muchas clases de música y el amor de madre es la mejor de ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. El mar cobró sentido pleno, "en todos los sentidos".
    Sobrecogedor, Manuela.

    ResponderEliminar
  19. Pues podría habérselo enseñado un día en calma, pero lo mismo la sinfonía no se creaba.

    ResponderEliminar
  20. Qué belleza, Manuela. Me ha conmovido

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Andábamos todos tus lectores, tan positivos, que no vimos el trágico final. Nos fuimos como un coche en neutral. Ought!
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Si me has seguido de vez en cuando en mi blog te habrás dado cuenta de lo que significa para mi la música, toda.

    A veces me pongo a pensar que daría por ponerme un rato en la cabeza de Beethoven. Porque después de oír quedarse sordo es para pensar cosas raras y mas en este caso.

    Mi musa muerta siempre me decía que antes ciega que sorda.

    Beso

    ResponderEliminar
  23. Siempre esencias, Manuela, eso es lo que nos regalas. Texto y música acorde con lo que quieres transmitirnos.
    Un abrazo de martes

    ResponderEliminar
  24. Qué hermosura Manuela. Qué forma más hermosa de describirlo. ¡Besos! :D

    ResponderEliminar
  25. Una conmovedora historia bien desarrollada, estimada Manuela, con esta preciosa metáfora del mar y la música clásica, algo que solo un madre tan amorosa sabe aplicar como terapia para su hijo con sordera y sus problemas de integración social.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Mucho amor y ternura se desprende de tu entrañable relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Un placer para mis oídos Manuela, el texto es muy entrañable.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Un microrelato precioso, Manuela.
    El amor de madre enseñando a amar la sinfonía de la vida misma.
    ¡Precioso!
    Besos.

    ResponderEliminar
  29. ¿Hay una música más bella que la sinfonía de la vida que una madre enseña?
    Pues...tu teclado, o tu mano, ha llevado la batuta y las olas, la espuma han besado el corazón y las arenas.
    Genial, una vez más.
    Te SAludo desde lejos.

    ResponderEliminar
  30. Cuánto puede el mar¡ Bellíssimo. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.