.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

Horizontes








Me dispuse a cruzar el río, frontera de mi país. Un letrero a mi espalda decía: “Hasta pronto”; en la otra orilla un cartel daba la bienvenida en otro idioma. Antes de partir guardé arena y guijarros en mis bolsillos para no olvidar. A mitad del río el peso de los recuerdos hizo que cayera embadurnándome de cieno. Según la cultura del nuevo país, aquellos que se vieran envueltos en fango serian personas non gratas, y según el mío, aquellos que no estuviesen limpios serian considerados peligrosos. Únicamente quedaba dejarme arrastrar por la corriente en busca de nuevas orillas, esta vez sin equipaje.










Texto y Fotografía de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.


41 comentarios:

  1. Es lo mejor. Dejarte llevar hasta encontrarte con el mar, esa patria que sabe de presagios y caricias, donde habitan dioses y sirenas.
    Muy buena fotografía.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Manuela.. Te felicito por el texto, impecable..
    Dicen que la evolución del mundo, siempre es fruto de la libertad.
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  3. Con poco equipaje se anda mejor el camino y sin se llega más lejos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad que a veces los recuerdos son un lastre de los que hay que despojarse.

    ResponderEliminar
  5. En tierra de nadie, en cuanto nos movemos no somos hemos perdido las raíces y las alas no nos alcanzan. Un aplauso es una maravilla y abrazos

    ResponderEliminar
  6. Las normas ordenan y a la vez excluyen.

    Me gusta mucho el relato. Muy bueno. Igual que la foto, que me encanta

    Besos

    ResponderEliminar
  7. En verdad, Manuela..."nada es lo que parece".

    ResponderEliminar
  8. Que bonito lo has dicho y que sentido ..pocas letras pero muchos recuerdos y sentires .
    Un abrazo en la noche .

    ResponderEliminar
  9. muy bonita foto, como todas las que haces. nosotros tenemos frontera con francia y portugal, que son países con lenguas y culturas más o menos parecidas a la nuestra, dentro de lo que cabe. pero hay fronteras que separan mundos totalmente diferentes. rusia-china, por decir alguna...
    besos!

    ResponderEliminar
  10. Observo que te has rendido rápidamente.
    En el nuevo país lo que tenías que haber dicho es que estabas practicando un tratamiento aprendido en un balneario, ya que el barro, arcilla o cieno de ese río era perfecto para : Hacer un exfoliante facial y corporal. Baño de vapor suave. Ducha bitérmica. Hidromasaje en bañera. Parafina de manos y pies. Mascarilla facial hidratante, que si querían les enseñabas por el precio desde 50 euros cada tratamiento, consiguiendo ellas ser las mujeres más guapas del estado y ellos los galanes más atrayentes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. La vida es llegar, a donde haya que llegar, sin equipaje, ni piedras, ni arenas finas.
    Cada uno llevamos lo que hemos sido y somos. Casi sin quererlo nos habremos librado de leyes y prejuicios. Solo libres...confiando estamos en camino.
    Una vez más, genial, tu micro relato.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  12. En esa situación es lo mejor que se puede hacer y el irsin equipaje, lo hace más atractivo.

    ResponderEliminar
  13. Que duro es quedar entre dos orillas.

    ResponderEliminar
  14. Me temo mucho que si no llevas un buen fajo de billetes te van a querer en algún sitio, el refrán de "tanto tienes tanto vales", desgraciadamente se ha hecho muy popular, así que piensa en llevar otra cosa que no sean guijarros por bonitos que estos sean.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Un bello texto que expresa el sinsentido de las fronteras, y los recuerdos que nos llevamos con nosotros para pasar de un país a otro. Cada país implica mitos, leyendas e historias diferentes que muestran su idiosincrasia en conflicto con otros mitos. El migrante sabe de ello. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Estar en tierra de nadie tiene sus peligros y uno de ellos es acabar perdiendo la identidad.
    Muy buen micro y muy buena reflexión.
    Un abrazo, Manuela.

    ResponderEliminar
  17. También yo quise alcanzar la otra orilla. El rio era ancho y de fuerte corriente. Pero suficientemente profundo para no alcanzar sus lodos. Sin embargo, unos seres extraños cargados de odio no trataron de convencerme de que no cruzara; ni siquiera me preguntaron porqué me iba, solo me pegaron y me insultaron; me maltrataron de tal modo que ya no fuí capaz de volver atrás. Solo tenía dos posibilidades: alcanzar la otra orilla o morir en el intento.

    ResponderEliminar
  18. La ausencia de equipaje, "preconcebido", facilita el camino y destino!

    Abrazos Manuela.

    ResponderEliminar
  19. Sí, muchas veces el problema está en la mochila que llevamos con nosotros. Demasiado peso.
    Un saludo, Manuela.

    ResponderEliminar
  20. Para reflexionar con el corazón Manuela, me encantan tus textos. Besos :D

    ResponderEliminar
  21. Ni una frontera se ve desde el cielo.
    Y en cambio...
    Me has inspirado un poemilla...
    Gracias.

    ResponderEliminar
  22. Es muy difícil llegar y ser otro migrante con las manos vacías. Se ha de tener gran resiliencia para volver a empezar y una voluntad de hierro. Y sobre todo, mucha suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Qué bonito. Me ha gustado mucho.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  24. A ver donde le llevará el destino...
    Perfecto y logrado.

    Abrazote.

    ResponderEliminar
  25. Moraleja, cargar sólo lo estrictamente necesario
    Besitos

    ResponderEliminar
  26. En pocas palabras comentas muy bien ese problema tan actual, unas personas que deambulan buscando una tierra que les acoja.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Hola guapa , eso en mi tierra , se les llama estar en tierra de nadie.
    Lo malo de estas pobres personas , es que huyen de la guerra y el hambre , y son presa fácil
    de gente que mercadear con otros pobres desafortunados , muy real tu relato me a gustado mucho amiga mía , besos de flor.

    ResponderEliminar
  28. Aveces es mejor viajar ligero de equipaje. Reflexivo y sentido relato. Saludos Manuela.

    ResponderEliminar
  29. Ay, no se que decir... Si a uno no lo quieren en ningun lado, la cosa esta muy complicada... Y el mundo, lo queramos o no, es así

    ResponderEliminar
  30. Precioso post y foto maravillosa.

    Te envio un abrazo, muy querida Manuela

    ResponderEliminar
  31. algunas personas parece que están condenadas a vagar por la tierra sin poder pertenecer a parte alguna.. ilegales, les decimos, ya ves, quizás nos hayamos vuelto un poco locos, quizás ya no tengamos remedio.

    ResponderEliminar
  32. Hay que dejarse llevar por la corriente, sin dudarlo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  33. Otro impecable microrrelato, Manuela. Los opuestos nunca son del todos tan opuestos.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  34. Manuela,
    ¡Conociendo tu blog y realmente disfruté lo que leí y vi aquí!
    Estoy en tu lista de seguidores...
    ¡volveré pronto para leer las publicaciones más antiguas!
    Un abrazo y una buena semana!

    ResponderEliminar
  35. Y al leerte me viene a la memoria un poema de León Felipe que aprendí hace tiempo y tengo muy presente...

    "Ser en la vida romero,
    romero sólo que cruza siempre por caminos nuevos...

    Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo,
    pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
    ligero, siempre ligero..."

    Preciosa fotografía.

    Un abrazo Manuela.

    ResponderEliminar
  36. Es un canto en buena prosa a la idea de libertad. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  37. Tal como están las dos orillas, sí que es mejor dejarse llevar por la corriente hasta un lugar donde no haya carteles.

    Besos.

    ResponderEliminar
  38. Muy buena decisión de nadar hacia nuevos horizontes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  39. Andar libremente por los suelos de nuestro planeta. Masa alla dre las fronteras que alguien invento. Muy linda la imagen. Abrazos!

    ResponderEliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.