.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

Hola




acegif.com







Hola, soy un cuadrado cuyo único anhelo en la vida es ser un círculo.

Me he lanzado por una peña para ver si así  perdía mis vértices, he rodado por los guijarros de un río, me he revolcado por la lava de un volcán… pero lo único que he conseguido es afilar aún más mis puntas sin conseguir que desaparezcan.

A veces me mezclo entre circunferencias pero no consigo disimular mi cuadratura.

Me gustaría ser un cero, una “Ó”, tener el protagonismo de un aro olímpico,  la alegría de un corro de niños, la ilusión de una alianza matrimonial, la velocidad de una rueda, el enigma de un círculo mágico.


Reniego de mi condición de cuadrado y lloro por mi condena perpetua a ser como soy.




Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.





40 comentarios:

  1. Oye cuadrado, ¿es que no has escuchado que la cuadratura del circulo es imposible?, mira que eres tonto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Tendrás que afiliarte a un grupo de círculos desesperados que quieran ser cuadrados e intercambiarte con ellos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Pobre cuadrado que no se acuerda de que vida solo hay una y la va a tirar por la borda.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. A veces es la envidia. Otras es el ser más. Tu relato me ha recordado una anécdota de hace años. Alguien me reconoció en el tren en que viajábamos. Cuando me alegré de verle, me dijo muy ufano: "nosotros vamos en primera". Le di la enhorabuena. Y se fue. Era un niño y tal vez no sabía que hubiera más vagones que el suyo, de primera. Por supuesto no debía saber en que clase viajaba yo. Así que es algo parecido a tu relato, no se encuentra entre los otros, ni valora ser él mismo en cualquier espacio de la naturaleza.
    Un fuerte abrazo, y gracias Manuela.

    ResponderEliminar
  5. Sabía de la famosa cuadratura del circulo. Tú le has dado la vuelta e imaginas el redondeo del cuadrado.
    Relaciono el cuadrado con la cerrajón y la tozudez, mientras que el circulo se me antoja el símbolo perfecto de la perfección. El cuadrado como símbolo de "tierra" con sus cuatro puntos cardinales. El circulo, en cambio, como un todo envolvente.
    Me ha gustado este post. Felicidades.

    ResponderEliminar
  6. Pobre cuadrado aunque sea todo lo opuesto a un circulo él tan bien tiene su puesto asegurado ..no hace mucho se pensaba en la tierra como tal así pues démosle una oportunidad ..ya que su seguridad y equilibrio son buenas balanzas ...
    Muy bueno el texto ..Abrazos .

    ResponderEliminar
  7. A lo mejor tiene suerte y convence a alguien para que le haga una línea curva que una los vértices por el exterior... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. ¿Y quién es el que termina por estar contento con lo que ha sido?.
    En eso consiste la felicidad: en tratar de que los picos terminen por suavizarse y terminen en blandas curvaturas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Una mágica lección la que nos da el cuadrado. Para reflexionar es ideal, pues siempre queremos ser lo que no somos y valoramos muy poco lo que somos en realidad, sin sacar partido de ello. Muy buen relato. Besos, Manuela.

    ResponderEliminar
  10. Cachis ni las figuras geométricas están contentas con su físico.

    ResponderEliminar
  11. qué bonito relato matemático! me gustan más los círculos que los cuadrados. otra cosa es cómo me salga dibujarlos a mano alzada.
    abrazos!

    ResponderEliminar
  12. Creo que te has dejado llevar por la propaganda de los círculos. Los cuadrados son la base de todo. Son estables, siempre están cuando lo necesitas y no se dedican a salir rodando en cuanto vienen las cuestas. Intenta ser el mejor cuadrado que puedas y ya verás como de importante te vuelves...

    ResponderEliminar
  13. Quizá puedas acomodarte en un triangulo, los hay variopintos, los tres de libro, el amoroso, el de las bermudas... Abrazos

    ResponderEliminar
  14. No hay nada peor que querer ser lo que no se puede ser.
    Muy buen relato
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Nadie esta contento con lo que le toca

    ResponderEliminar
  16. Chapeau, Manuela. La crisis de identidad de un cuadrado... No es un poco como a todos nos pasó en algún momento de la vida?

    Abrazos y más abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Mala condena es no aceptarnos y añorar ser algo que no podemos ser.

    Tal como lo describes, hasta yo querría ser un círculo (y me acerco, jaja)

    Besos

    ResponderEliminar
  18. ¿No sería más razonable aceptarse tal cual?

    Dicen que el aleteo de una mariposa hace vibrar una estrella. Dado lo interrelacionado que está todo, ¿qué catástrofes podría producir tu intención?

    Templemos gaitas, estimada amiga! :))))))

    Abrazo Manuela.

    ResponderEliminar
  19. Yo también preferiría ser círculo pero uno es quien es y ha de padecerlo y aceptarlo con más o menos sentido del humor, si se puede, claro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Qué bueno, Manuela. Sin duda este texto encierra una enseñanza y una reflexión sobre lo que somos y lo que queremos ser en esta vida. Cuando las dos cosas no coinciden, es cuando empiezan los lamentos y la -creo yo- absurda lucha por cambiar algo que es imposible cambiar. Sentirse fuera de lugar es algo muy incómodo y perturbable, pero querer aparentar algo que no se ajusta a la realidad es mucho peor, pues la frustración está servida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Oooh, pobre cuadrado, pues mucho le queda que "rodar", y aun así, jamás será círculo; y si lo consigue... habrá dejado de ser él. Besitos :D

    ResponderEliminar
  22. Creo que esa condición es siempre.
    Qué le vamos a hacer. Hay cosas peores.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Muy buena reflexión, Manuela.¿Tanto costará querernos como somos?..
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Hola Manuela.. Que buena reflexión, pero es que el mundo, la vida, es así, nunca estamos conformes con nosotros mismos..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  25. Magnifico texto y mi abrazo redondo,

    ResponderEliminar
  26. Y es que estás lleno de aristas, y quizás eso sea verdaderamente singular!

    ResponderEliminar
  27. ¡Fatalidad! Con lo abiertos que pueden ser tus ángulos y, ¿dónde me escondería al alcance de tu perfume si todo fueran curvas y no existieran tus esquinas?. Tu condena es la bendición de quien quiere ser cómodo para tumbarse y solo tiene bollos sinuosos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  28. Yo soy un cuadrado negro y estoy bien como estoy.
    No ruedo pero tengo una casita a cuatro vientos.

    Je.

    ResponderEliminar
  29. Tanto esfuerzo mereciera tener un final redondo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Hola guapa , con lo bonitos que son los cuadros por sus 4 caras , ya que a ellos
    no les dirán que tiene una cara redonda como la luna o que tiene dos caras .
    y que en un cuadro se puede ver el hondo , el fondo y el largo del cuadrado.
    Muy bueno tu relato, te deseo una feliz noche besos de flor.

    ResponderEliminar
  31. Creo que en aceptarse como uno es, está uno de los secretos de vivir en paz...

    Pero entiendo también que si te ves "cuadrado" se pueden limar aristas, todo es cuestión de saber lo que se quiere.

    Y aquí podría cobrar sentido para mi, la frase que apunta Ernesto- que por cierto, me ha encantado- "que el aleteo de una mariposa hace vibrar una estrella"...

    Un fuerte abrazo Manuela.

    ResponderEliminar
  32. Nunca estamos contentos con lo que somos.
    Las monedas también son círculos y se van rodando antes que te des cuenta, jajaja.
    El cuadrado tendría que estar contento por ser como es... Por la seguridad que brinda su figura. Un cuadrado se puede sostener sobre cuatro patas y aguantar todo el peso que le echen.
    Así pues, cuadrado,busca la parte positiva de tu figura y disfruta con ella.

    Abrazos, Manuela. Me ha encantado leerte.

    ResponderEliminar
  33. No faltará el círculo, Manuela, que querrá ser cuadrado.

    Un beso austral.

    ResponderEliminar
  34. Una bonita alegoría, Manuela. Quizás no seas la única en ese deseo. No obstante, quizás, la edad nos hace querer ser cuadrado para no despeñarnos con facilidad. El sosiego de la belleza que ofrece la mal llamada "ancianidad" ... ya no quiero ser círculo, me daría miedo serlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Dicen que la cuadratura del círculo es un problema irresoluble de geometría que consiste en hallar con solo regla y compás un cuadrado que posea un área que sea igual a la de un círculo dado.
    Es similar a esta cosa, por muchos cabezazos que se de, solamente le saldrán chichones y lo que conseguirá en todo caso es dejar de ser cuadrado, pero muy alejado de la circunferencia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  36. Eso es lo bueno se aceptarse a uno mismo.

    Saludos,

    J.

    Pd. Sí, es una ironía.

    ResponderEliminar
  37. Exelente metafora de la realidad. Lo ideal es aceptarnos como somos. Querernos mas. Porque si nos las pasamos queriendo ser otros cuerpos estaremos llorando sufriendo de por vida. Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Puede que la ausencia de ángulos, las aristas a veces pinchan, sin embargo el circulo es sinuoso, da vueltas, tiene movimiento aunque sea cerrado en si mismo. Yo no se que quiero ser, quizás invisible, ocultarme a las miradas de los demás, es en lo que estoy.

    Un beso amiga, Ricardo.

    ResponderEliminar
  39. Nunca estamos contentos con lo que tenemos ni con lo que somos... triste paradoja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.