.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

El salón de los pasos perdidos








Me llama la atención la cantidad de espacios que hay dedicados a “Los pasos perdidos”.

En el Alcázar de Sevilla hay un “salón de los pasos perdidos”; en el Congreso hay otro; uno de los jardines del  Parque del Moro de Madrid  también lleva ese nombre;  en el Parque M30 igual.

A mi tal cual suena me encanta: salón de los pasos perdidos…,  pero mi pragmatismo ha hecho que vaya más allá de su sonoridad y piense si en esos salones, en esos jardines,   puede haber algún paso mío que yo pudiera reclamar.

Mi sorpresa es que al mirar hacia atrás he caído  en la cuenta de que sí, en esos salones, en esos lugares, tiene que haber no uno ni dos sino miles de pasos míos.

Tienen que estar aquellos pasos que debí dar para llegar  a donde me esperaban y nunca fui.

También aquellos que di de menos por arrepentirme unas veces, otras por falta de constancia el caso es que me quedé a mitad de camino.

Y también aquellos otros que una noche soñé y ya por la mañana dejé en el olvido.

Los que por rendirme antes de comenzar  nunca emprendí.

Y aquellos que intentaron que yo diera  pero afortunadamente yo ni me moví.

Nunca se sabe si son más valiosos los pasos que se perdieron o los que sí se dieron.  Pensándolo bien, por si acaso,  yo mejor no los reclamo y me quedo donde estoy.






Texto y Fotografía de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.



35 comentarios:

  1. Me gusta como has idio conduciendo la entrada por el salón de los pasos perdidos.
    Soy de tu opinión, mejor no los reclames que los utilice quien se los encuentre.

    ResponderEliminar
  2. Si, a esa conclusión he llegado yo con mis pasos... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. yo soy muy de darme paseos cuando estoy inquieto. por pequeña que sea la sala donde estoy, encuentro un 'carril' para pasear.
    hay paseos en los que ocurren cosas buenas (como encontrarse con un viejo amigo), hay paseos rutinarios, hay paseos en vano... es verdad, a dónde irán los pasos que damos?
    abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Del nombre de un salón has escrito una mini tesina, eres un genio. seguro que tus pasos perdidos ayudan a otros a encontrar el camino. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. si lo único que perdiéramos fueran pasos nos podríamos dar por satisfechos.

    ResponderEliminar
  6. Creo que has tomado la mejor decisión...
    Muy bueno el texto, Manuela.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Lo que se llama una verdadera prosa poética. Tanto que contiene frases que son versos... de poema.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  8. Buen día.

    Quedarse donde uno está es la única realidad que hay/somos. "Lamentar" o añorar pasos que se dieron, no se dieron o pudieron darse..., pertenece a una "realidad" que no es!

    Cierto que las palabras "los pasos perdidos" tiene esa sonoridad que señalas, y hasta puede resultar poético, pero en sí no creo que tenga mayor significación.

    Me han gustado esos cinco "pasos", descripciones, que comentas. No sé si pragmatismo, pero te han quedado bordados! :)))))

    Abrazos Manuela.

    ResponderEliminar
  9. Y sin embargo en muchas ocasiones, los pasos perdidos resultan en pasos aprovechados. Éste espacio, llamado salón, en ocasiones es un claustro, en otras un simple pasillo, en otras una parte del jardín. Incluso lo hay en Potala a 3.700 metros sobre el nivel del mar, en Tibet, en la residencia de los Dalai Lama cuando no están exilados.
    Sin duda, que los pasos perdidos, lo sean, depende del caminante. Es como con el tiempo; ¿quien valora si está perdido?
    Muy bueno el post; me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  10. Coincidimos en hablar de pasos. Mejor no darle muchas vueltas, lo hecho hecho está.
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Me gusta esta reflexión Manuela...Si bien, la pérdida viene asociada a la intención de su búsqueda, cuando de algo material se trata, o al menos recurrir a la oración de San Antonio, que se dice que todo lo recupera si la búsqueda de lo perdida fuera vital...pero aquí entiendo que se habla de una perdida afectiva, lo cual no genera otra cosa que la nostalgia de lo no percibido...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. En el Parlament de Catalunya también hay un salón de los Pasos perdidos y, ciertamente, el nombre también me agrada porque es poético y sugerente. Me han gustado tus imágenes a partir de la citada expresión, también me parecen muy expresivas y que conforman un buen relato. Yo tampoco sé si son mejores los pasos que se dieron que los que se perdieron. Por mi parte, está mi vocación de senderista que hace largas caminatas, la mayor parte de las veces en solitario. Son muchos los pasos que he dado caminando y de ellos no me arrepiento, de otras cosas sí, pero no de los pasos que he caminado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Una reflexión profunda Manuela, y que además, nos hace reflexionar a los demás, al menos a mi. Cuántos pasos míos habrá por ahí perdidos... o tal vez no tan perdidos, tal vez necesarios para algún otro fin.
    Besos :D

    ResponderEliminar
  14. En la Aljafería de Zaragoza hay otro salón de estos,en la parte del palacio de los Reyes Católicos. Eran antesalas de espera para aquellos que iban a ser recibidos en audiencia por los Reyes. Luego,como bien señalas, están esos otros pasos perdidos de gente anónima que por allí pasó.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Nunca sabremos qué pasos han sido los más valiosos, si los que nos atrevimos a dar o los que no. Pero ya una vez pasados, lo importante es seguir adelante y no pensar en lo que pudo haber sido si... Feliz domingo, Manuela

    ResponderEliminar
  16. Yo dí muchos pasos que no me llevaron a donde quise, no sé si serán perdidos o no, a veces pienso que sí, como si hubieran sido una pérdida de tiempo.

    Me puse triste.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Lo que nunca haría sería recuperar los tropezones. Dejaría el salón vacío.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Los pasos nunca se pierden, ellos siempre saben dónde van... otra cosa es que nos mientan, nos digan que van a un sitio y nos lleven justo al contrario...

    me ha gustado como has presentado la historia ;)

    ResponderEliminar
  19. Me gustó muchísimo este texto, Manuela. Y me hace pensar en mis propios pasos perdidos... Algunos (muchos) hay que reconozco, y como tú opto por celebrar los que sí he dado y los que me han traído hasta donde estoy. Y, por pensar en pasos, pienso en los que debo dar ahora para llegar a donde deseo estar, no se me vayan a perder más.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Los pasos que NO dimos, nos vuelven imaginativos y poetas. Los pasos que SÍ dimos, nos vuelven reflexivos y filósofos.
    Te dejo un abrazo, Manuela.

    ResponderEliminar
  21. Qué buen análisis has hecho!!
    Si no se dieron los pasos,debió de tener un motivo.No podemos hacer hipótesis de lo que no ocurrió
    y Sí,hemos debido de dejar millones de pasos,acertados o no,pero nunca perdidos
    Besucos

    ResponderEliminar
  22. Al final te quedas con lo seguro por si acaso.

    ResponderEliminar
  23. Sí no los reclamas seguirás... sin saber cuáles son los tuyos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Como me gusta visitarte cada vez que tengo un ratito, que tengas un buen lunes y buena semana

    ResponderEliminar
  25. Muy interesante tu reflexion sobre los pasos, todo depende a donde quieres llegar!
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Hola guapa , que curioso acabo de estar en otro blog que también hace referencia a los pasos que una da durante toda su vida ,y le decía que la cosa es ir siempre tirar pa`lante y no dejar de caminar y no quedarse atascada , me alegro de pasar por aquí y leerte , te deseo una feliz semana besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo también me he sorprendido cuando fui a visitarlo y lo vi. Qué cosas :))) Será una inspiración telepática, por qué no?¿?¿?¿
      BEsis.

      Eliminar
  27. Me ha encantado este texto reflexivo que todos podríamos aplicarnos. Nunca sabremoa adónde nos habrían llevado exactamente sos pasos que no llegamos a dar o a terminar. Y como no podemos saberlo, mejor dejarlo como está. Así que, como bien dices, mejor no reclamarlos, jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Los pasos que no damos, es porque no era nuestro camino, yo creo que cuando nos dejamos guiar, esos pasos perdidos está bien que así haya sido, todos tenemos un camino y proposito. Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. La mayor parte de las cosas que hacemos son inutiles....perdidas para la memoria

    ResponderEliminar
  30. Creo que fue ayer cuando leí por primera vez tu entrada,... el caso es que no tenía tiempo para comentar,... ahora con más calma puedo decirte que coincido contigo en que en la belleza de la expresión,... también a mi me llamó la atención,...

    ResponderEliminar
  31. Wow...es la primera vez que leo algo tuyo...pues, maravolloso...

    ResponderEliminar
  32. Hola Manuela! acabo de llegar a tu espacio y me ha encantado esa reflexión que haces sobre los pasos perdidos, como me gusta tu blog con tu permiso me quedo en el. Si te apetece visitar el mío las puertas las tienes abiertas.

    Saluditos.

    ResponderEliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.