.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

Sí o sí






Mi mente se debatía entre dos opciones. Con una de ellas sería el novelista  más leído de todos los tiempos, aunque para ello tuviese que matar al verdadero autor aún inédito. La otra sería seguir viviendo en la penumbra, en la soledad. Era como tener ante mí dos puertas y abrir una de ellas.

Hoy, desde estas cuatro paredes me doy cuenta que mi planteamiento era incompleto: una puerta conducía a la otra.




Texto y Fotografía de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.

68 comentarios:

  1. sí, ser un escritor aclamado, con lo que eso conlleva de falsos aduladores y de presiones editoriales, debe hacerle a uno sentirse solo. sobre todo si ese éxito lo has conseguido a costa de eliminar al verdadero escritor...
    bonita puerta, quizá de alguno de esos edificios antiguos que hay en el centro de madrid.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una puerta de un edificio de Madrid Rio, hace como un año que la hice, me encantaba el edificio. Ahora lo han rehabilitado y no sé qué habrán hecho, tengo que pasarme por allí que lo mismo la han cambiado por una transparente y giratoria como la de Ikea.

      Eliminar
  2. Cuando tenemos que elegir entre puertas llega el dilema ,,aunque como bien dices en el final , la una te lleva a la otra ..decisiones que hay que hacer y saber elegir ..
    Un abrazo feliz viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida en sí es un dilema que nos exige tomar decisiones a cada minuto.
      BEsis.

      Eliminar
  3. A veces decidir no sirve de nada, pero leerte a ti plantea reflexiones. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, Ester, es lo que pretendo en la mayoría de mis textos, que reflexionemos.
      BEsis.

      Eliminar
  4. Menos mal que el texto no se refiere a ti, si no a un tío… :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, líbreme Dios que yo por ganar popularidad fuese capaz de matar, pero es que mis personajes, en su mayoría, son díscolos y con unas malas ideas...
      BEsis

      Eliminar
  5. Muchas veces los árboles no nos dejan ver el bosque...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, y nunca sabremos si es nuestro cerebro o nuestra mente quien nos juega la mala pasada.
      SAludos.

      Eliminar
  6. El dilema ya lo tienes resuelto. Interesante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, como siempre, sabemos si hemos elegido bien o mal cuando ya tenemos las consecuencias frente a nosotros.
      BEsis.

      Eliminar
  7. "Casa con dos puertas, mala es de guardar" Así se te colarían los ladrones, y como en la actualidad estos últimos tienen más derechos que las personas honestas, te ves en esta situación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Brillante y poético microrrelato. Nadie puede saber lo que detrás de cada puerta, puede esperarnos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juán, completamente de acuerdo, hay que atreverse, empujar y traspasar el umbral, solo así lo sabemos.
      BEsis.

      Eliminar
  9. La historia deja un halo de misterio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Aún no le has matado?

    jajajajajajajaja

    Claramente cualquier decisión acabará teniendo la misma consecuencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que tendrá el mismo final pero es que es un protagonista, además de malo, con dos dedos de frente. Ainssss....

      Eliminar
  11. Todo un mensaje y una conclusión.

    Siempre dejas pensando, Manuela.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, me alegra que me digáis que mis textos os dan que pensar. Por lo general es mi pretensión.
      BEsis.

      Eliminar
  12. La cosa está en ir abriéndolas todas... Hasta dar con la nuestra. 🙂 Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, la vida son puertas que dan a otras puertas, como las muñecas rusas solo que cada vez que abrimos una Matrioshka hay dos para elegir una. La vida siempre complica las cosas.
      BEsis.

      Eliminar
  13. Hay decisiones y decisiones. Al elegir, a priori, se descarta algo aunque a veces se abren puertas distintas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe si se ha elegido bien, pero lo importante es no detenerse.
      BEsis.

      Eliminar
  14. Abrir las puertas para saber que hay detrás de cada una.

    Interesante tu post.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sería lo ideal pero en la vida nunca se sabe lo que va a ocurrir si tomamos tal o tal otra posibilidad. Ese es el quid de la vida.
      BEsis.

      Eliminar
  15. Creo que lo mejor es entrar con humildad y salir por la puerta grande.
    Creo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La humildad es la que te conduce a la puerta correcta. La humildad en su justa media, claro.
      SAludos.

      Eliminar
  16. Y un día a la vez, muy querida amiga.

    Abrazos grandes

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué gran escritora!, -intriga y suspense incluidos-, siempre en pocas lineas, y todo resuelto, con la experiencia del personaje principal. Tras la indecisión de escoger, la primera puerta lleva a la otra.
    ¡Gracias, Manuela por tu ingenio y capacidad de síntesis!
    Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Manuel, qué bien que te guste, pero yo escribir no sé, ya quisiera yo ¡¡¡¡
      BEsis ¡¡¡¡¡¡¡¡

      Eliminar
  18. Esa puerta de ambición desmedida no podía acabar bien.
    Un placer leerte Manuela
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, todo lo que sea desmesurado, desequilibrado.., no puede salir bien y a la larga el tiempo pone las cosas en su lugar.
      BEsis.

      Eliminar
  19. La impulsividad, a la orden del día, siempre resulta útil.
    No, espérate tantito...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je,je, hay que pensar antes de actuar, si no el cerebro cae en desuso y luego pasa lo que pasa
      SAludos.

      Eliminar
  20. Un incompetente escribidor que hubiera ansiado ser un gran escritor estaría dispuesto a cualquier cosa por llegar a ser “el novelista más leído de todos los tiempos”. Vendería su alma al diablo, asesinaría, traicionaría... ¿Cómo llegar a ser Shakespeare o Dante o Cervantes -a este los españoles lo leen muy poco, y soy generoso en mi apreciación-? Puedo entender cualquier cosa para conseguir ser alguien que llegue a ser trascendente en la historia de la literatura. ¿Ambición desmedida? Me da igual. Eso sí, ser un gran genio de la literatura no va unido a ser buena persona, a ser digno y generoso. Tal vez hicieron pactos terribles para conseguirlo. ¿Te imaginas ser Homero y que más de dos milenios después se te siga considerando uno de los más grandes de todos los tiempos? Vanidad de vanidades. Bah. Claro que las dos puertas están conectadas. Yo sin duda pasaría de una a otra sin dudarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para conseguir ser famoso hay quien haría cualquier cosa, pero llegar a matar? no habría que tener antes el perfil de asesino? o acaso es la ansiedad de conseguirlo quien perfila después dichos rasgos? Y el que es capaz de matar para pasar a la posteridad entre los más grandes de la literatura, qué le mueve más, el ser famoso o el escribir una buena obra? Será que en su más profunda psique tiene necesidad de sentirse acompañado o incluso de no desaparecer tras la muerte? .
      Que sepan mi nombre y lo que escribo hoy dentro de 2000 años ¿qué me puede afectar a mí? ¿Gano yo o pierdo algo?

      Eliminar
  21. Mi querida Manuela, a veces pasa eso. Tenemos que elegir, el dilema presente, y luego resulta que viene a ser lo mismo con distinto vestido.
    ¿Te he dicho alguna vez que me encantan tus historias? Muchos besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decidir es difícil siempre. Me alegra que te guste lo que escribo :)
      BEsis.

      Eliminar
  22. Hay que volverse humilde, pequeñito y tolerante... y desde ahí se puede ir a todas partes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, la humildad es imprescindible para llegar lejos, sin ella no llegas ni a la esquina.
      SAludos ¡¡¡¡

      Eliminar
  23. La gloria nunca termina con la vida ... ni la fama es sinónimo de éxito, ni el dinero de felicidad.
    Aunque creo en tu final, yo quiero creer que esas puertas no son dos, es solo una.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es relativo, qué es gloria, qué es fama, cuánto es mucho dinero... todo es según se compare y según para quién.
      SAludos ¡¡¡

      Eliminar
  24. A veces nos equivocamos al elegir la puerta de salida, a veces olvidamos que no es atravesando una puerta que podremos salir de nosotros mismos...

    Tienes mucha habilidad para contar mucho en relatos breves. Te felicito

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Alis, y el problema es que ya abierta la puerta es tarde para retroceder.
      Gracias ¡¡¡¡¡

      Eliminar
  25. Algo falló en el plan. La dualidad de personajes es muy peligrosa. Buen texto.

    Guillermo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falló seguramente que sus ansias por lograr su sueño y la falta de escrúpulos y empatía le cegó y no le dejó ver con claridad el dilema.
      SAludos.

      Eliminar
  26. Es muy cierto que hay puertas que conducen a otras y que, abras la que abras, acabarás en el mismo lugar.
    Muy buen micro. ¡Es tan difícil insinuar algo con tan pocas palabras!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep, muchas más de las que pensamos hagamos lo que hagamos la vida nos conduce al mismo sitio y es que dicen que cuando vienes para carpintero del cielo te caen los clavos.
      SAludos.

      Eliminar
  27. Muy sugerente esa idea de las puertas comunicadas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una idea muy clara de lo que la vida es: un camino donde a cada paso hay que elegir entre dos puertas cerradas. No se sabe lo que hay detrás hasta que cruzas la elegida.
      SAludos.

      Eliminar
  28. muy bueno si... aunque la segunda opción también trae como plus una tranquilidad eterna... saludos...

    ResponderEliminar
  29. Hoy casi de madrugada te leo y reflexiono, ( me haces pensar, vivir esa disyuntiva )
    La fama tiene su coste , cuando se alcanza en algunas ocasiones el protagonista ( el real, el de a pie, el simple mortal ya está en cierta manera muerto)
    Salir del anonimato es matar a ese alter ego donde muchas veces ( incluida yo) nos refugiamos por xxx motivos, quedarse entre tinieblas bajo esa capa protectora también es un riesgo pues la oscuridad necesita luz para seguir viviendo
    Hay decisiones tan obvias que nos hacen sentir como en una jaula construida por nosotros mismos de donde salir cuesta , pero como ya te he comentado al comienzo toda decisión tiene un riesgo, donde la razón y el corazón mantienen una lucha de titanes
    sí o sí hay que morir para renacer cual ave fenix
    un saludo y gracias por tus huellas, un gusto, de veras

    buena semana Manuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente en la vida no hay nada que sea gratis, todo se paga de una manera u otra , valorar ese coste es la clave .
      SAludos y bonita semana para ti también¡¡¡

      Eliminar
  30. A veces, ciertas puertas dan mucho "Yuyu".

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me gustan nada, nadita, nada, pero vamos, ni en metáfora ni en lo que es una puerta de madera :)
      SAludos.

      Eliminar
  31. Una buena reflexión, darse a conocer, salir al mundo es como morir un poco, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morir un poco en independencia, un famoso no puede hacer la vida de un anónimo, ,es más, siempre hay enemigos o locos que te pueden hacer temer en un momento dado. Pero si dejamos eso a un lado y el tema económico, yo pienso que la vida no cambia, y lo importante es eso, la vida de uno mismo.
      SAludos.

      Eliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.