.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

Con mi mano derecha





Con mi mano derecha toqué el horizonte. Toqué la línea que une el cielo con el mar. Me resultó fresca  pero menos suave de lo que esperaba. El caso es que cuando la retiré  la línea había dejado de ser recta, sin duda había apretado demasiado  así que  debía  dejarla como estaba.

Intenté quitar con un cincel lo que excedía de la línea imaginaria pero el cincel se resbalaba. También lo intenté con unas tijeras pero la  curva se escapaba entre las hojas del instrumento. Hasta que me dio por borrar lo que sobraba con una goma,  y claro que lo logré, eso sí,   me quedó un poquito más baja de lo que estaba antes.

Las virutillas que salieron las guardé en mi bolsillo y es por eso que ahora siempre llevo  un poquito de mar conmigo y cuando tengo calor las saco para refrescarme con la brisa que desprenden, y cuando me aburro las cojo y veo cómo el agua se escurre entre mis dedos y otras veces juego con ellas y dejo que su sal  haga cosquillas en mi nariz, o  pongo oído y escucho el golpeteo de las olas contra las rocas…


Estoy pensando en borrar un poco de playa y guardar las virutas en mi otro bolsillo, así  cuando tenga añoranza de ti podré escribir tu nombre en la arena.






Texto y Fotografía de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.


74 comentarios:

  1. Que cosa más linda ...de verás es una gozada leerte , es como ver y sentir tus palabras como un cuento ..al menos a mi me las haces sentir así ..Muchas gracias
    Feliz viernes ..un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo saber que aquello que escribo es capaz de transmitir. Gracias por venir hasta aquí. BEsis ¡¡¡¡

      Eliminar
  2. Muy poético el texto, muy ocurrente.
    Borrar el horizonte es tarea difícil. Prueba con miga de pan, que era el borrador que usábamos muchos niños allá por los primeros años 60.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Miga de pan? Es la primera vez que lo escucho, esta noche antes de recoger la cena lo compruebo :) :) :)

      Eliminar
  3. Toda una declaración de amor..

    Mirando al mar soñé
    que estabas junto a mí.
    Mirando al mar yo no sé qué sentí,
    que acordándome de ti, lloré.

    Un abrazo Manuela..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge Sepúlveda, Los Panchos, Nat King Cole ... sus canciones son para siempre.
      BEsis.

      Eliminar
  4. qué bonito relato. estaría bien que en un momento dado pudiéramos llevarnos en el bolsillo un trozo de paisaje.
    y la foto muy bonita también. tiene la perfecta proporción de tierra, mar y cielo. cuando hago fotos, soy muy maniático con que la composición sea equilibrada.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chema, yo en concreto siempre llevaría un poquito de playa, de mar. La foto es de Cádiz, allí por muy mal que se haga la foto siempre sale bonita y es que Cádiz es Cádiz.
      BEsis.

      Eliminar
  5. Que bonito, me encantaria que pudiera ser verdad ¿O acaso lo es? Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otro día leía que todo lo que se imagina existe. Pues ya está.
      BEsis.

      Eliminar
  6. muy lírico y ameno tu relato, rematado con esa foto playera que siempre da buena vibra... saludos...

    ResponderEliminar
  7. Buen relato en la estela del realismo mágico... Una ficción se transforma en real o lo real tiene textura fantástica. Además la foto es muy hermosa. Me gustan las fotos de playas, pero no es fácil salirse de la topicidad, en este caso lo consigues. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro doblemente, porque te guste mi texto y mi foto. Cuando la mente se olvida de los límites de la realidad construye paisajes fantásticos. La fotografía, como digo arriba, es Cádiz y allí es difícil no inspirarse.
      BEsis ¡¡¡

      Eliminar
  8. me han encantado esas dos líneas finales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, a mí misma me resulta evocadora, yo amo la playa, la arena, el mar... así surge solo.
      SAludos.

      Eliminar
  9. !!!Un trozo de mar, en el bolsillo!!!... y un cielo con estrellas en la mente.
    Vaya regalo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un regalo de los grandes, sobre todo para aquellos que vivimos tan lejos del mar.
      BEsis.

      Eliminar
  10. ¡Que texto más bon ito y más original! Me ha encantado leerlo.Donde yo vivo no hay mar pero puedo también guardar virutitas de otras cosas que hay alrededor, los campos, los árboles, el sol...
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy tan privilegiada como tú porque a pesar de vivir en una ciudad también vivo rodeada de árboles y vegetación y me encanta por la mañana lo primero que veo es naturaleza por la ventana. Pero el mar... ainsss qué lejos lo tengo...
      BEsis.

      Eliminar
  11. Me he animado a tocar yo también y me han sorprendido las nubes que son pegajosas. Pero saben bien.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lopillas, nubes pegajosas, saben bien... a ver si las nubes es cierto y son de algodón dulce ¡¡¡¡
      BEsis ¡¡¡

      Eliminar
  12. Precioso, original, imaginativo, todo lo que se te ocurra pensar, añádelo a tu entrada.
    Si te sobra un poco de mar, no te olvides de los amigos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejej, me alegro que te guste y claro que comparto el mar que tengo, quien quiera que lo diga que le envío unas cuantas olas :) :) :)
      BEsis.

      Eliminar
  13. Por alguna razón, se ha perdido mi comentario, por cierto encantado de leerte, luego de otra original entrada, Manuela, propia de tu mirada diferente.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff con la rabia que da perder lo que se escribe y a mi la rabia que me da quedarme sin saber lo que me dicen. De todas formas lo que has escrito es maravilloso. Gracias.
      BEsis ¡¡¡¡

      Eliminar
  14. El mar que inspirador que es...me he visto identificada con tus letras, tengo la gran suerte de respirar mar todo el día, es una gozada.

    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte vivir cerca del mar, yo empezaría el día dando un paseo, y terminaría la jornada de nuevo pisando la arena. Pero qué se le va a hacer.
      BEsis.

      Eliminar
  15. Hola Manuela
    Yo que soy de mar, y amo el mar te puedo decir que me encantó este trocito de mar tan especial , ahí donde el mar y cielo se junta siempre poso la mirada al atardecer , es ahí donde encuentro todos los que pienso, que llevo en mi corazón y son importantes en mi camino estén a mi lado o hayan tomado otros senderos
    Jamás imaginé ese horizonte así , tan hermoso, tan frágil y a la vez tan "palpable" realmente me ha encantado
    sabes? lo que sí tengo en mi casa es una habitación , digamos dedicada al mar y ahí en botellas de cristal labrado atesoro la arena de muchas playas, de muchas orillas, de muchas vivencias ... abrirlas y tocarlas es volver allá de alguna manera
    un saludo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, veo que compartimos el amor por el mar. A mí me pilla lejos, pero intento ir cada vez que puedo, para mí la playa es oxígeno, me siento en la arena y soy capaz de pasarme horas sin hacer nada, solo contemplando mi entorno.
      He visitado tu blog y he de decirte que me ha sorprendido, es dinámico, hermoso en su presentación, tus textos dan qué pensar... me he hecho asidua.
      SAludos .

      Eliminar
  16. Esa es una excelente estrategia emocional.

    ResponderEliminar
  17. Creativa ya te conocía... Pero ese toque romántico del final... ¡Que tierno! :))))))

    Abrazos Manuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernesto, noooo, qué va, qué va, yo no soy romántica tomando el término como el sentimiento del amor por encima de todo, soñadora, con el corazón en la mano... Yo me considero realista, pragmática, directa. Y si en algún momento he podido tener trazas de serlo debo decir aquello de que el tiempo desgasta al romanticismo.
      En cualquier caso ya sabes, entre col y col una lechuga :) :) :)

      Eliminar
  18. ¿Por "lechuga" quieres decir el percibir cierta negatividad en el vivir, presente y futuro? jajajajjaja...

    ¡No la veo por ninguna parte! Ni en la realidad del día día ni en los "sucesos" de los medios.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernesto, lo de la lechuga y la col (me río) es porque la mayoría de mis escritos están repletos de cadáveres, tragedias, dramatismo... no sé por qué pero es así, es un hecho. Así que digo: hoy toca el antiséptico, entre col y col una lechuga :) :) :)

      Eliminar
  19. Una preciosa y romántica entrada, Manuela. Me encanta la mar, me llevaría horas mirándola.

    Guarda esas virutillas, son muy valiosas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Carmen, te diré que cuando voy a la playa me tiro en la arena y no te exagero si te digo que me paso allí desde las 10 hasta las 2, 4 horas que cuando me quiero lenvantar se me ha olvidado cómo andar.
      BESis.

      Eliminar
  20. Alargar la mano y tocar el horizonte es posible; y borrar la línea fresca en que se une con el mar y hacer virutas de agua con la goma y llevarlas en el bolsillo, poder respirar las olas, e intentar lo mismo con la arena de la playa, es una pasada de tu grandiosa imaginación. Me encanta el cuento y hasta me uno a él y me refresca y soy capaz de escapar de aquí, hasta la novia del mar que es mi tierruca, Santander.
    Te superas y nos asombras, poetisa andaluza de cuentos infinitos y cercanos. Gracias por estar ahí.
    Besos, Manuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Manuel, ¿Santander??? Es precioso Santander, la bahía más bonita que yo jamás he visto. Tengo muchas fotos de ella, incluso hay una, del faro desde lejos, que muchas veces pongo como cabecera en mi blog. La hice recorriendo un paseo que va por todo el literal, de lo más bonito que puede haber, el problema fue que ese día, recuerdo, empezó a llover y tuve que atravesar unos prados totalmente encharcados con mis zapatos nuevos que se hicieron polvo ¡¡¡¡¡ Encima nos perdimos.
      BEsis.

      Eliminar
  21. Precioso, absolutamente precioso.

    Escribes magistralmente con tu mano derecha

    ResponderEliminar
  22. Manuela, por favor, cuando vuelvas por Santander, avisame, que llamo al hombre del tiempo y arreglamos lo del paseo. De verdad, me entristece que empañara el recuerdo de tu aprecio, esa lluvia traicionera. Se que no necesitas guía, porque eso no sucede más que una vez, pero si lo necesitas y estoy por alli me encantaría volver a mostrarte la joya azul y verde de mi tierra. Y para los zapatos, tenemos un amigo, común... que sabe de eso: Ernesto!!! y si ese dia no puede, compramos unas madreñas y unos escarpines. Se puede comprobar que "cualquier tiempo pasado no fue mejor". Por favor usa tu goma, borra esa tormenta y mandamela en virutas en un sobre. Revilla me las cambia, seguro, por anchoas.
    Un beso y gracias por tus sentidos piropos a la Bahía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, la imagen que tengo de Santander es de 12 sobre 10. Subiré de alguna manera alguna de las fotos que hice allí. Aunque yo no soy buena fotógrafa, muestran una bellísima ciudad.
      BEsis

      Eliminar
  23. Muy bonito Manuela, y el final sorprendente .Se percibe mucha dulzura en estas palabras.
    Te felicito por la serenidad que se desprende de este relato.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te transmita serenidad, efectivamente estar sentado en una playa entre otras cosas te da serenidad para seguir afrontando la cotidianidad del día a día.
      BESis.

      Eliminar
  24. Borrar un poco la playa... Si fuese posible... Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Supongo que son virutas de mar y cielo, si fue retocando la línea del horizonte.

    Qué bonito eso de tocar la línea del horizonte.

    Y me asalta la duda de, dado que si cambiamos el pasado afecta a nuestro presente, ¿qué pasará cuando modificamos el horizonte?

    Precioso texto

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alis, si modificamos el horizonte estamos perdidos, de hecho ya hay gente que ha perdido el horizonte. :(
      BEsis.

      Eliminar
  26. Respuestas
    1. Puede ser, es más, a veces yo misma soy un poema (entiéndase desastre) :) :) :)

      Eliminar
  27. En ciertas situaciones de la vida es necesario ser ambidiestros. Así se trazan el Oriente y el Poniente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unknown, unos brazos muy largos hay que tener para alcanzar tanto.

      Eliminar
  28. ¡Qué preciosidad Manuela! Ganas dan sí, de hacer eso que tú dices, solo que no se yo si lo conseguiría de la misma forma.
    ¡Me ha encantado! Un beso muy fuerte :D

    ResponderEliminar
  29. una bonita metáfora, pero ten cuidado, empiezas rascando trocitos de un recuerdo y te lo acabas llevando entero ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagínate, y qué hago yo con un mar entero en mi casa? con tanta arena como tiene la playa? Me echan de casa :(

      Eliminar
  30. ¡Ummm! ¡Qué maravilla!
    Me ha encantado tu relato. Pura poesía, Manuela.
    Besoss

    ResponderEliminar
  31. Añoranza...

    Y asuntos y sentimientos bonitos de guardar en el corazón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Pura prosa poética. Me ha encantado. Ojalá pudiéramos guardar pedacitos de lugares y momentos felices para hacerlos renacer y revivir a voluntad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep, realmente ya lo hacemos, lo llevamos en el recuerdo, en los sentidos...
      BESis.

      Eliminar
  33. Un texto que resuma delicadeza.
    Me ha gustado mucho.
    A veces podemos, si queremos, cambiar la realidad.
    Otras, no se deja, entonces somos nosotros los que
    debemos adaptarnos a ella y aceptar lo que venga.

    Besos, Manuela

    ResponderEliminar
  34. Dime como, yo me siento ante ella, ante la linea, y no soy capaz de hablar con ella y mucho menos pintarle los labios.
    Bonito texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, me da que lo estás diciendo pero no lo has hecho nunca. Pues un día hazlo, habla con ella, cuéntale lo que sientes y te sorprenderá (eso sí, habla para tus adentros, que no te escuche nadie )

      Eliminar
  35. Si. Yo hice algo parecido la otra noche, pero con el Photoshop. Pero no pude llevarme nada porque el mundo virtual es así. Parece que si, pero no.

    Debe ser como la noticia que escuche hoy en la tele. -Los vejetes siguen estando solos. Pero ahora con las redes sociales y los móviles parece que estén algo mas acompañados. Pero es como la playa de mi blog que ahora ya solo aparece en "mi blog".

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Erik, lo virtual existe mientras se sienta y por lo tanto se vive. Ya, no es lo mismo, pero a esos mayores le amortigua la soledad, y tu playa existe porque "tú estuviste allí" y porque al mirarla se puede escuchar el agua llegar a la arena.
      BEsis.

      Eliminar
  36. Esto no me ha funcionado. El otro día guardé un poco de tierra del Pirineo en el bolsillo del pantalón para refrescarme los días calurosos, pero se me olvidó vaciarlo cuando lo metí en la lavadora y no veas la que me organizó... todavía estoy sacando tierra de los desagües y he tenido que cambiar la lavadora.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya tela lo que has liado por hacerme caso. Como me siento responsable te presto uno de mis abanicos para los días calurosos, en cuanto a la lavadora ya lo veo más difícil, solo tengo una.
      BEsis.

      Eliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.