.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

Fin de fiestas ¡¡¡¡


Ya acabaron las fiestas: DABA DABA DUUUU ¡¡¡

Acabaron las comilonas con sus indigestiones correspondientes por mucho “Almax” que uno se tome; las felicitaciones de gente que ya no te acuerdas quienes son y como no los tienes en el wasap tienes que buscar a quién corresponde ese número entre tooooda la agenda; los besos que sabes que son de Judas y que el día 8/01/19 otra vez te están poniendo verde; los papanoeles  por todos los rincones de la casa, ¡de todos los tamaños!; los rastros de guirnaldas inundando el parquet…

Ya no habrá que encender ni apagar tantas luces desperdigadas por la casa que como eran 3 a 1€ nos volvimos locos comprando; ni tendremos que sacar los mantecados de la bolsa y ponerla en la cesta y luego de nuevo en la bolsa para que no se pongan duros y esa cesta ¿dónde poner esa cesta?… 

Por fin  la entrada de casa estará recogida y podré  dejar mis llaves sobre el cenicero de toda la vida y no en un huequito sobre la mesa retirando  la mula del Belén que ya le falta una oreja (la misma que pego todos los años). Atravesaré el salón a paso ligero sin temor a tirar ninguna bola del árbol que  parecen a los antiguos platos de duralex que no he visto más cachitos que salen cuando se rompen; me sentaré en el sofá sin que se me caiga encima el muñeco que por cierto ¿qué es? ¿un gnomo? mi madre, me lo trajo mi madre.

Los horarios del metro serán los de siempre, no cerrarán antes ni abrirán después, no habrá colas para pagar en las cajas de los comercios,  por la calle se andará sin los vaivenes de las bolsas que te dan… un momento… normalidad… colas en las cajas…vaivenes… bolsas… esto me suena a rebajas. Oh oh me temo que hemos entrado en tiempo de rebajas  ¿Pero no había crisis???????? Mon Dieu ¡¡¡ cuándo vendrá la normalidad ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡


Por cierto, me ha quedado turrón para detener un tren. Los vendo a módico precio.





Texto escrito por ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.







17 comentarios:

  1. Ya están diciendo que el turrón caduca y que no los guardes para el año que viene :))))
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Manuel.. Parece que estas hablando de la vida cotidiana, que a veces es la menos cotidiana de las vidas, quien sabe.. Buen año.
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  3. Ahora toca cumplir los deseos realizados en diciembre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, conforme iba leyéndome iba viendo más reflejada en lo que decías.
    un beso y a descansar.

    ResponderEliminar
  5. Lo curioso es que normalidad es todo eso que estás deseando que se acabe, y lo anormal sería no pasar todo ese revoltiillo de "obligaciones".

    Esa es otra de las razones por las que me llaman anormal.

    Pero si, es mucho mas preferible la normalidad del resto del año.

    ResponderEliminar
  6. Ja ja ja, ¡qué buena entrada y cuánta razón llevas! Por cierto, esa cesta... es verdad que no sabe una donde ponerla, ja ja.

    Muchos besos Manuela :D

    ResponderEliminar
  7. Jajajaaaa. Genial versión ácida de las fiestas navideñas y todo lo que conllevan. Siempre hay dos caras de la moneda y también para algo tan "sagrado" como la Navidad. Y te has dejado un pequeño detalle: el bombardeo de felicitaciones vía WhastsApp, tanto en forma de imagen fija como de vídeos (algunos ciertamente tiernos y hasta estéticamente bellos), que no paran de entrar por cuadruplicado y quintuplicado, a los que hay que responder sí o sí para no quedar mal. Parece que hay una lucha por ver quién envía la felicitación más original. Y luego, ya no sabes de sus remitentes nada más en todo el año. Toca ser felices a la fuerza, jeje. Incluso en las comidas de Navidad con los compañeros de trabajo, el más cabronazo es de lo más simpático, pero el día 2 de enero vuelve a afilar los cuchillos, jajaja.
    Me has arrancado (sin dolor alguno) una sonrisa. Y creo que todos, con la única excepción de los más pequeños, ya íbamos teniendo ganas de que acabaran las fiestas.
    Y en cuanto a la rebajas, esa es otra locura para sacar el poco dinero que nos queda. Pero eso no acaba ahí, pues después habrán otras tentaciones: los black fridays, los ciber mondays, los día sin IVA, etc, etc, etc.
    Un abrazo y ahora a descansar.

    ResponderEliminar
  8. Osea, lo que se dice volver a la rutina que a veces es tan agradable :)
    Pues yo solo he comido "Pan de Cadiz" y turrón de coco...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Sin duda que llega la tranquilidad con el final de la obra y el recoger todas las bambalinas que conlleva.

    Sobre el turrón ¿qué decir? Si quieres te paso mi dirección y compartes :)))))

    Abrazos Manuela.

    ResponderEliminar
  10. Ya acabó, ya acabó...
    Ahora a por los carnavales, no?

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Todo acaba y vuelve a empezar,en un pestañeo
    Yo te regalo los dulces que han quedado
    Besucos

    ResponderEliminar
  12. Me he visto reflejada en tu entrada. Cierto, ya acabaron las fiestas y como no hemos tenido bastante con el bullicio de siempre, ahora las rebajas, es decir, a gastar los últimos euros por lo general en cosas que no necesitamos.
    Gracias por tu comentario en mi blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. A seguir adelante en este Nuevo Año ... Saludos

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa , ahora si que es verdad que han acabado .... Esperemos , que todos volvamos a la normalidad , besos de flor.

    ResponderEliminar
  15. Despues de la tempestad, siempre llega la calma... A reponerse, amiga...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Las fiestas navideñas pueden resultar muy agobiantes y además, como ahora empiezan tan pronto (a mediados de noviembre ya nos están dando la barrila) se hacen pesadas.
    Yo también agradezco la vuelta a la normalidad donde las cosas funcionan regularmente.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Los mensajes que contengan insultos, palabras soeces o sean anónimos no serán mostrados.