.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

2 de diciembre de 2016

El buen hacer

Le maté con respeto y cariño. Le dije: “Disculpe, tengo que volarle los sesos” y pidiéndole que tomara asiento para que no se cayera y se hiciera daño le apunté con mi revolver, bien cerca, para así de un solo disparo resolver mi cometido. Todo con mucho amor.




Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.



2 comentarios:

Genín dijo...

Eso, el amor que no falte...
Besos y salud

Manuela Fernández dijo...

Genin, si es que donde hay amor... :) :)