.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

17 de junio de 2016

El precio de la tiranía


Un año más el dictador subió a la tribuna. Desde allí, con la mano al frente, saludaba al ejército que le rendía honores mientras que miles de ciudadanos llevados al lugar para la ocasión ovacionaban sin parar. 

Una lágrima rodó por su mejilla; todos pensaron que era de emoción. La realidad era otra: en sus 60 años de vida, nadie le había preparado una fiesta sorpresa de cumpleaños.






Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados





2 comentarios:

Genín dijo...

jajaja Que cruel... :)
Salud y besitos

Manuela Fernández dijo...

Genin, es que quien no tenga su corazoncito que tire la primera piedra :)