.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

22 de abril de 2016

Aldonza Lorenzo

Desde que murió Alonso Quijano, Dulcinea vaga en busca de su Quijote. No lleva escudero pero sí armadura: el cuerpo de una burda mujer.




Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.

2 comentarios:

Genín dijo...

Me ha encantado ese concepto de armadura... :)
Besos y salud

Manuela Fernández dijo...

Genin, me alegro te guste . Besis ¡¡¡