.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

23 de febrero de 2016

El color de la ausencia

Caperucita jamás volvió a vestirse de rojo. Desde aquel día en que un cazador le arrebató a su lobo, sus vestidos negros destellan en la espesura del bosque.






Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados.

3 comentarios:

Genín dijo...

Pobre lobo, siempre sufriendo los mas débiles... :)
Besos y salud

Cajón secreto Nerim dijo...

Ha sido una alegría volver a leer tus bellas letras.
No sé si te acordarás de mi pues llevo ya mucho tiempo alejada de los blogs.

Un fuerte abrazo

Manuela Fernández dijo...

Genin, a saber quien es el más débil, las apariencias engañan tanto...

Nerim, la alegría es mía. Cómo no voy a acordarme, incluso de detalles: recuerdo tus posts, recuerdo cómo tu blog era guapísimo, te lo diseñaba tu hijo... vamos, todo como si fuera ayer. Recibe también un fuerte abrazo mío, espero verte más por aqui.