.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

23 de abril de 2015

Día de Sant Jordi


Entre barras rojas…


Remolino en el Mediterráneo
Agujero negro en una constelación cercana.
Sombrero de mago, un adeu, un fins demà


… fondo amarillo…


Letras bailando en son dicharachero
Horizonte de bytes e intros
Una puerta abierta, una corriente de aire, un molino de viento


…y una estrella blanca grande, muy grande,
en un  fondo azul como el cielo, como el mar.





Gracias amigo Ricard por tu rosa.

©Manuela Fernández. Todos los Derechos Reservados.


3 comentarios:

Ricard Pardo dijo...

Una hermosa analogía descansando sobre una bandera incomprendida por muchos, pero que nunca sería la bandera del enemigo.
Cuando la puesta del sol de la vida empieza a manifestar los cambios del color que presagian la noche, no hay tristeza, no hay miedo, no hay ansia. Solo hay una belleza serena y una voz interior que dice: Que ancho es el universo y que largo es el tiempo y que grande el milagro que permite a pesar de esas magnitudes que dos seres conversen sin saber porqué es posible

Genín dijo...

Cuestión de gustos, a mi me gusta como está la bandera ahora, lo de la estrella la tienen multitud de ellas, la de ahora es mas sobria y da mas confianza, tiene mas personalidad propia, mi humilde opinión, claro... :)
Besos y salud

Manuela Fernández dijo...

Ricard, lo de Internet a mi no deja de maravillarme, como todo hay que aprovecharse de lo positivo que tiene y entre otras es conectar con personas que viven incluso en las antípodas.

Genin, yo no entro en banderas, simplemente esto es un retrato de como veo a Ricard, si hubiese retratado a Obama lo hubiese visto entre más estrellas todavía. jeje. Gracias Genin valoro mucho tus comentarios.