.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

8 de octubre de 2014

Decir adiós

Renuncié al olor a jazmín.
A los grandes ventanales por donde entraba luz en las noches y sombras al amanecer.
Di la espalda a esa lumbre que ardía y no terminaba nunca por apagarse.
Me paré en el camino, ya no seguí por él.
Retrocedí por mis propias huellas hasta llegar a mi punto de partida.

Le dije adiós con la mano, con mis pies, con mis ojos, con mi boca.., menos con mi alma.
No pude desprenderme de él.




©Manly. Todos los Derechos reservados.

3 comentarios:

Genín dijo...

No hay que renunciar a nada, hay que seguir haciendo camino al andar, así, sin mas... :)
Besos y salud

Fina Tizón dijo...

Tal vez esa energía interna, toda ella amor, tenga la suficiente fuerza como para salir de ese punto de partida otra vez.
Besos, Manly
Fina

Abuela Ciber dijo...

Hay sentires que se llevan toda la vida,pero no como una carga sino como un suave perfume

Cariños