.

Textos y fotografías de una realidad donde nada es lo que parece
.
.
.

7 de febrero de 2014

Anhelo

En su 72 aniversario pidió un deseo: quería ser madre. A los nueve meses tuvieron que extirparle la vesícula y los médicos se la dieron en un frasco. Ella en su casa le puso el nombre de Esther y le acomodó una habitación. Diariamente la acunaba, le hacía mimos y le contaba cuentos, pero no crecía.  Se dirigió al pediatra para consultarlo y de allí la llevaron  ante un psiquiatra. A la pregunta decisiva para ser internada confesó que era consciente de la farsa, todo había sido fruto de sus ansias por tener una hija  y la dejaron marchar. Ya en su casa, dirigiéndose al apéndice  dijo: “Te pido perdón, siempre supe que eras niño,  a partir de ahora te llamaré Antonio y te vestiré de azul.




©Manly  Todos los derechos reservados

7 comentarios:

Fina Tizón dijo...

Bueno, bueno, Manly, ese anhelo, al personaje de tu escrito,tal vez sí le trastocó un ...poco....

Abrazos

Fina

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Bordaste un maravilloso relato, felicitaciones.

Abrazos.

Lirtea dijo...

Genial y sorprendente relato,como siempre.

Genín dijo...

Pobrecilla, es que a esa edad...
Besos y salud

Ricard Pardo dijo...

Súbitamente me ha venido a la mente una de mis fotos de ambiente rústico. Es un cencerro colgando de la rama baja de un árbol. ¿Porqué será?

noxeus dijo...

Voy a ver si empiezo a pensar en el nombre para mi intestino, que tarde o temprano lo voy a parir

Manuela Fernández dijo...

Je,je, gracias a todos ¡¡¡¡¡¡